La asociación de profesores considera "una deshonra para la profesión" que haya docentes que, "olvidándose del deber de neutralidad, aprovechen su ascendencia sobre los alumnos para dirigirlos hacia ciertas posiciones políticas e ideológicas", en este caso, de "tipo nacionalista e independentista, y para atacar una sentencia judicial".

Por esto, PLIS pide a los profesores que "sean profesionales y que no jueguen con fuego", ya que "no todo está permitido en las aulas" y "hay que ser muy cuidadoso con reproducir dentro de la escuela la polarización que la sociedad catalana y parte de la balear manifiesta en la calle".

De esta manera, han registrado en la Conselleria tres peticiones, dirigidas al Conseller, al Director de Planificación y Centros y al Inspector de Educación, para que realicen las averiguaciones pertinentes, verifiquen hechos y tomen las medidas disciplinarias necesarias.