Alzheimer
La corteza cerebral de un paciente con la enfermedad de Alzheimer. GTRES

Analizar el grosor de las capas de la retina, este podría ser el mecanismo hacia la prevención del alzhéimer. El estudio impulsado por la Fundación ACE - Barcelona Alzheimer Treatment & Research Center medirá la parte ocular con una tomografía de coherencia óptica (OCT, en sus siglas en inglés) a 200 voluntarios que desde 2014 se someten a revisiones médicas en la fundación.

Esta revisión médica anual consiste en una exploración neurológica y neuropsicológica, una prueba de tomografía por emisión de positrones (PET) con un marcador de la proteína amiloide, una resonancia magnética y biomarcadores en sangre, entre otros.

El análisis de retinas "permitirá determinar su papel como herramienta predictiva del deterioro cognitivo futuro y su relación con otros marcadores de la enfermedad alzhéimer", aunque todavía queda mucho camino por delante, ha explicado la líder del proyecto, la neuróloga Marta Marquié, en un comunicado de la fundación este miércoles.

Ipacbis, como se ha llamado al estudio, se basará en los datos recopilados en dos estudios anteriores: el seguimiento médico a los 200 voluntarios y uno que explora la relación entre la retina y el deterioro cognitivo.

Está financiado dentro de las Marie Sklodowska Curie Actions (por la iniciativa Horizon 2020 de la Comisión Europea) concedidas a Marquié, y cuenta con un presupuesto de 158.000 euros para dos años.

La fundación dispone de la primera Unidad de Prevención y Diagnóstico Precoz del Alzhéimer del Estado, ha asegurado. Su directora médica y fundadora señala que "identificar los síntomas tan pronto como se pueda es relevante, porque los actuales tratamientos son más efectivos y duraderos en fases muy iniciales de la demencia".