La portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha respondido este martes al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que horas antes había lanzado un ultimátum al presidente Pedro Sánchez, diciendo que sin un plan de autodeterminación antes de noviembre le quitaría su apoyo en el Congreso. "El Gobierno de España no acepta ultimátums y mantiene su determinación de continuar por la vía del diálogo".

Celaá, en una rueda de prensa convocada en la Moncloa para dar respuesta a la amenaza de Torra, ha comenzado diciendo que el president no tenía que "esperar hasta noviembre para conocer la respuesta del Gobierno", la cual era autogobierno y conviviencia "y no independencia".

La portavoz ha pedido "distensión y calma" al Govern, que tiene que "garantizar la convivencia".

Sobre los disturbios que se vivieron la noche de este lunes en Barcelona, tras las manifestaciones por el aniversario del 1-O, Celaá ha señalado que "el señor Torra se equivocó ayer al jalear a los manifestantes contra los Mossos d'Esquadra". Aludía así a un mensaje en el que el president dio a los CDR en plena jornada de recuerdo del 1-O: "Presionáis, y hacéis bien en presionar". Muchos de esos grupos protagonizaron horas más tarde los enfrentamientos contra los agentes.

"Ni la radicalidad es el camino ni la amenaza lo es", dijo Celaá. "El camino es la ley y el diálogo".

Un nuevo 155

La ministra ha dicho que "los independentistas no tienen la solución para Cataluña" y habló también de una posible nueva aplicación del artículo 155 de la Constitución.

"El Gobierno no va a aplicar el 155 mientras no haya razones evidentes para aplicarlo, lo cual no se ha producido", ha expresado.

"Entre el salto al vacío y el 155 perpetuo está la convivencia que demanda el Gobierno de España", ha dicho la portavoz, que también ha garantizado que el Ejecutivo va a continuar con todos los recursos abiertos para el diálogo" y para "superar el conflicto en Cataluña", si bien ha admitido que "no parece que el señor Torra esté orientándose a la cooperación hoy, hoy".

Pese a ello, Celaá ha defendido que existe un "enorme terreno" para el diálogo y los acuerdos y es ahí donde se sitúa el Gobierno con la convicción de que es lo que demandan los catalanes y la sociedad española.

Según Celaá, el Gobierno está demostrando su voluntad de "tender puentes y construir concordia" y el independentismo debe asumir su responsabilidad, que es "gobernar, no gesticular" y "no volver a caminos que conducen a la frustración".