Helicóptero 112. Agua. Pantano. Embalse. Focos. Incendios. Fuegos. Sofocar.
Imagen de un helicóptero intentando apagar un incendio con agua del pantano. 112

Actualmente, uno de los problemas que supone un mayor riesgo para la Tierra es el calentamiento global. Los científicos y expertos alertan de que las temperaturas irán subiendo y es un peligro para todo el planeta si no se limita el crecimiento. Dos estudios publicados recientemente muestran que si las temperaturas aumentan dos grados por encima de los niveles preindustriales acarrearían dos consecuencias graves para la Tierra: 117 millones de personas sufrirían sequía y disparían en un 40% más la superficie calcinada por incendios forestales en el Mediterráneo, sobre todo en la Península Ibérica.

Nueve investigadores de instituciones de China, Japón, Noruega, Reino Unido, Suecia y Suiza, en un estudio publicado en la revista Geophysical Research Letter, revelan que cerca 117 millones sufrirían por escasez de agua si las temperaturas globales aumentan 2ºC en comparación con un incremento de 1,5ºC, cuando se espera que el ciclo mundial del agua, incluida la evaporación y la precipitación, se intensifique con el calentamiento global.

La posible intensificación del ciclo del agua por el calentamiento global podría afectar a la distribución de agua dulce y restringir el suministro mundial de agua, lo que representa un riesgo para la seguridad alimentaria, la prosperidad económica y el bienestar social. Los investigadores han examinado cómo el agua dulce global podría cambiar con incrementos de la temperatura del planeta de 1,5 o 2ºC en comparación con la era preindustrial, límites recogidos en el Acuerdo de París.

"Cuando observamos el promedio mundial, puede aumentar del riesgo de sequía si no hacemos nuestro mejor esfuerzo en limitar nuestras emisiones de gases de efecto invernadero para mantener el calentamiento a la temperatura más baja posible", asegura uno de los investigadores.

Los incendios forestales

Por el otro lado, un estudio desvela que el calentamiento por la influencia humana aumentará la extensión del área quemada por los incendios en la Europa mediterránea, hasta el punto de que la superficie calcinada por el fuego podría crecer un 40%, sobre todo en la Península Ibérica, si el planeta se calienta 1,5 grados más en comparación con los niveles preindustriales.

Así se desprende de un estudio realizado por siete investigadores de España e Italia y publicado en la revista Nature Communications. Los científicos son de las universidades de Barcelona, Murcia y Cantabria, así como del Consejo Nacional de Investigación de Italia y de la empresa predictiva Intelligent Data Solutions (de Santander).

Los investigadores indican que mayor será el riesgo de incendios cuanto más alto sea el nivel de calentamiento global. "Para llegar a esta conclusión, hemos combinado proyecciones climáticas regionales con modelos empíricos que vinculan el área quemada durante el verano con factores climáticos clave", explica Marco Turco, investigador de la Universidad de Barcelona y primer autor del estudio.

Turco indica que estos resultados refuerzan la declaración del Acuerdo de París (2015), que apunta que limitar el aumento de la temperatura a 1,5ºC podría reducir de forma significativa los riesgos y los impactos del cambio climático. Las temporadas de incendios en 2017 y 2018 han sido notablemente agudas en algunas regiones de Europa, con grandes fuegos forestales en Grecia, Portugal y Suecia que han sido relacionados con sequías y olas de calor intensas. Esos siniestros han provocado pérdidas económicas, ecológicas e incluso víctimas mortales.