La institución provincial ha considerado que son hechos que solo buscan la confrontación y, en este sentido, ha reivindicado el espíritu de convivencia y concordia que siempre ha existido entre ambas partes, la aragonesa y la catalana, demostrando la ciudadanía que muchas vecesva por delante de las instituciones.

En este sentido, la DPH ha criticado que haya responsables políticos de instituciones catalanas que no condenen este tipo de actos vandálicos. La vicepresidenta de la DPH, Elisa Sancho, ha afirmado que "es una minoría la que busca visibilidad a través de estos actos, repercusión para lograr una confrontación con la mayor parte de la sociedad".

Sancho ha agregado lo siguiente: "Rechazamos que estas minorías atenten contra el patrimonio natural, cultural, arquitectónico de la provincia de Huesca. La violencia no puede sustituir al diálogo y a la palabra y pedimos que estas minorías dejen de utilizar el vandalismo, en la provincia de Huesca y en cualquier otro sitio".

COLABORACIÓN CON LOS CLUBES DE MONTAÑA

Con motivo de los daños ocasionados en los diferentes elementos que son emblema y símbolo no solo del territorio afectado sino de los clubes de montaña aragoneses, representados a través de la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM), la Diputación Provincial de Huesca ha ofrecido a esta última la colaboración económica y técnica para reparar, en coordinación con los responsables del territorio afectado, todos aquellos desperfectos ocasionados por estos actos vandálicos en el medio natural altoaragonés.

La montaña, y en especial el pico Aneto, es uno de los recursos naturales más destacados de las provincia de Huesca, ya que "siempre han sido punto de encuentro y convivencia de montañeros de diferentes procedencias", han señalado desde la DPH.

Consulta aquí más noticias de Huesca.