Kate Moss
La modelo Kate Moss y su novio Nikolai Von Bismarck en el British Summer Music Festival. GTRES

"Nada sienta bien como estar delgada", afirmaba Kate Moss en 2009 a la revista de moda WWD. Aquel era uno de los lemas de la vida de una modelo cuyos rasgos demacrados y andróginos contrastaban con el aspecto vibrante de mujeres como Claudia Schiffer o Cindy Crawford.

Después de aparecer en los anuncios de ropa interior de Calvin Klein de 1993, Moss se convirtió en sinónimo de la apariencia pálida y adicta a las drogas que llegó a ser conocida como "heroína chic".

Ver esta publicación en Instagram

#katemoss

Una publicación compartida de Red Carpet #Mood (@redcarpetmood) el1 Oct, 2018 a las 11:29 PDT

Por extraño que parezca, su conducta salvaje nunca perjudicó su carrera. Simplemente algunas marcas dejaron de colaborar con Moss, pero no evitó que continuase siendo de las modelos mejor pagadas. Título que ha revalidado este años al amasar 10 millones de euros gracias a sus múltiples negocios

Su estilo de vida poco saludable le ha pasado factura por lo que la británica comenzó el pasado mes de abril a dar un giro total para deshacerse de los malos hábitos. Va al gimnasio (en su vida había pisado uno), practica yoga, no prueba el alcohol y ha dicho adiós a las fiestas que duraban hasta el alba.

Ver esta publicación en Instagram

#katemoss

Una publicación compartida de Red Carpet #Mood (@redcarpetmood) el1 Oct, 2018 a las 11:29 PDT

Tras separarse del rockero de The Kills, Jamie Hince, Moss, de 44 años, comenzó a salir en 2015 con el conde Nikolai von Bismarck, de 31 años.

Junto a él ha pasado unos días en Saint-Tropez, en el sur de Francia, donde se les ha visto mientras se relajaban en la cubierta de un yate. Kate ha tenido unos días de ajetreo después de asistir a varios eventos con motivo de la Semana de la Moda de París.

Ver esta publicación en Instagram

#katemoss #katemossstyle #streetstyle #paris #leatherpants #whiteblazer

Una publicación compartida de @ katemosstyle el28 Sep, 2018 a las 3:13 PDT

Con el pelo suelto, la modelo lució un biquini de triángulos en negro y rojo con el que se zambulló en las aguas azules. Su cuerpo ya no es aquel huesudo que hacía pensar que podía padecer anorexia, algo que ella siempre ha desmentido.