La secretaria de Empleo de Comisiones Obreras de Cantabria, Laura Lombilla, ha sostenido que "ya no hay excusas" puesto que en septiembre, la comunidad vuelve a ser la segunda con peores cifras de paro "y no se puede soportar la ausencia de políticas efectivas de creación de empleo de calidad".

"El abismo entre Cantabria y el resto del país es inmenso en septiembre", ha sentenciado Lombilla, apuntando que mientras la media nacional ha registrado un crecimiento leve del 0,64%, en la región la variación de las cifras del paro entre septiembre y agosto es de 4,8%, lo que se traduce en 1.602 nuevas personas inscritas en las oficinas de empleo y un total de 34.432 parados.

"El Gobierno regional debe romper con la parálisis política en materia laboral y negociar un plan urgente que aborde las crisis estructurales de nuestro mercado: temporalidad, estacionalidad, precariedad, extrema dependencia del sector servicios...", ha reclamado la responsable sindical. De hecho, ha señalado, la inmensa mayoría de los nuevos parados (el 93,25% o 1.494 personas) provienen del sector servicios, lo que denota la estacionalidad que condiciona el mercado.

"El desastre es monumental porque, mientras en España, en septiembre, aumentó el número de contratos firmados en un 21,8% respecto a agosto, en Cantabria

esta cifra cae un 1,7%", ha recordado Lombilla. También se firmaron menos contratos que en septiembre de 2017 (-3,8%).

"Cansa ver mes tras mes como el ritmo de creación de empleo es el de una montaña rusa y cómo las cifras ocultan el precariado en el que está instalado un alto porcentaje de las personas que sí tienen empleo", ha lamentado.

CCOO de Cantabria ha puesto el énfasis en la feminización de la precariedad. De las nuevas personas registradas en el paro en septiembre, el 66,29% corresponde a mujeres y en el total de parados, el 56,36%, dos puntos más que en septiembre de 2017.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.