Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante el acto con el primer ministro francés, Edouard Philippe. EFE/Mariscal

"Toda mi gratitud a los presidentes del Gobierno que hicieron posible la victoria de nuestra democracia sobre el terror". Con estas palabras ha introducido Pedro Sánchez el acto solemne en el que el primer ministro francés, Edouard Philippe, le ha hecho entrega de miles de documentos y material intervenidos a ETA.

Son 7.000 documentos y piezas requisados a la banda en operaciones antiterroristas desarrolladas en su territorio, lo que puede contribuir a esclarecer crímenes etarras pendientes de resolver.

El presidente del Gobierno español ha reivindicado, asimismo, a las víctimas del terrorismo frente a la "tentación de la desmemoria", y ha alabado su valentía, coraje y dignidad de un colectivo con el que la sociedad tiene la obligación moral de reconocer.

Este acto, según Sánchez, la "estrecha y eficaz cooperación" del país vecino en la lucha contra el terrorismo y, en especial, en la derrota de ETA, y al que han asistido dos expresidentes socialistas, Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero, con la ausencia de representantes del PP, que se han excusado.

"Resistimos primero y al final ganamos", ha enfatizado Sánchez ante una amplia representación de las fuerzas de seguridad y de la judicatura, a quienes ha agradecido su labor para la derrota de la banda terrorista.

Y ha insistido: la batalla contra ETA se ganó con el Estado de Derecho, con el imperio del consenso político frente a la voluntad de ETA de imponer por la fuerza sus ideas y proyecto totalitario, con el encuentro institucional entre los gobiernos central y vasco, con la eficacia policial y judicial y porque España "no estaba sola", contaba con las democracias europeas y, sobre todo, con Francia.

Esta es la segunda entrega de documentos tras la que se hizo en febrero de material correspondiente a unos cincuenta sumarios instruidos por la justicia francesa, concluidos definitivamente, y cuyos elementos de prueba fueron cedidos al Ministerio del Interior español.

Al final del acto, Sánchez ha impuesto la encomienda de la Orden de Isabel la Católica a las magistradas francesas Hèléne Davo y Laurence Le Vert por su implicación en la lucha contra ETA.