Pedro y Agustín Almodóvar
Pedro Almodóvar y su hermano Agustín, en una imagen de archivo. GTRES ONLINE

La productora El Deseo, de los hermanos Almodóvar, tiene un proyecto de serie para desarrollar con Netflix el año que viene, ha asegurado este viernes Agustín Almodóvar durante su visita al 66º Festival de Cine de San Sebastián, en el que presentan el filme El ángel, dirigido por Luis Ortega.

"Nos encanta el cine en salas, pero los nuevos tiempos demandan otros formatos de ficción, siempre que nos gusten a nosotros mismos, que somos los jueces más severos", ha asegurado el productor, sin querer ofrecer más detalles por el momento, salvo que se rodará en España y con equipo español.

El ángel, la película que representará a Argentina en los Oscar y en los Goya, es una coproducción con la argentina Kramer&Sigman (K&S) que se inspira en la vida real de Carlos Robledo Puch, el asesino en serie más famoso de Argentina.

¿Qué vieron en este proyecto para decidir apoyarlo?
Viene de una relación de trabajo con K&S. Hicimos Relatos Salvajes, luego El clan y esta es la tercera. Tenemos criterios parecidos de búsqueda de originalidad, creación y riesgo. El ángel es una película provocadora, una visión muy brillante y pop de un criminal adolescente. Es tarantinana en el mejor de los sentidos, tiene esa frescura e irreverencia.

En los últimos años han coproducido varias películas con Argentina. ¿Porqué no en España?
En España hay proyectos que me hubiera encantado producir, como las últimas de Vermut o Sorogoyen, las dos que he visto de la Sección Oficial. No desdeñamos proyectos aquí, tenemos uno con Isabel Coixet el año que viene y estamos encantados. Es un proyecto precioso en la línea en que Isabel entiende el romanticismo, se llama Nieva en Benidorm.

¿Y han pensado meterse en las series?
Pedro siempre tiene en cartera muchas historias pero no le veo en una serie, es director de largometrajes, es su formato, aunque puede que inspire una serie por derechos que tenemos adquiridos. Como productores sí tenemos que trabajar en lo nuevo y ahora hay una gran demanda para las plataformas tenemos que estar ahí.

¿Algún proyecto en concreto como productores?
Tenemos un proyecto para el año que viene con Netflix, no te puedo decir más. Nosotros somos de la vieja escuela, nos encanta el cine en salas pero los nuevos tiempos demandan otros formatos de ficción, siempre que nos gusten a nosotros mismos, que somos los jueces más severos.

Roma, de Alfonso Cuarón, va camino de convertirse en la película del año y es de Netflix. ¿Han podido verla?
La vimos anoche y aún estamos en shock, es un monumento de película, una lección de cine que te remite a las películas de Rossellini. Y con qué dominio y humildad al mismo tiempo. Pedro me decía que cuántos años hacía que no veíamos una película así. Estamos contentos de no competir con nada este año porque Roma va a ser el gran fenómeno.

¿Cree que el hecho de que sea de una plataforma es un síntoma de hasta qué punto está cambiando la industria audiovisual?
Netflix apuesta por la ficción de consumo en casa pero entiende que debe ir también al buen cine. Creo que es una buena noticia que todo el mundo esté trabajando gracias a las plataformas, ahora te pones a buscar un guionista o técnicos y tienes problemas, porque están todos trabajando. Es un gran momento, aunque habrá que ver en qué desemboca, vivimos en una especia burbuja y tendrá que estabilizarse.

Usted se declaró en contra del nuevo sistemas de ayudas al cine porque prima lo industrial frente a lo cultural. ¿Qué expectativas de cambio tiene con el nuevo gobierno?
Mi ilusión sería que al menos tuviéramos la posibilidad de reflexionar adónde nos lleva este modelo de ayudas. No estoy en contra de lo comercial, pero en la cultura se debe fomentar el riesgo creativo. Tampoco me gusta que se nutra de los presupuestos generales del Estado. El ministro y la directora general me parecen personas cercanas, pero otra cosa es si va a haber oportunidad y tiempo para cambiar. Vivimos al día, y nuestras últimas películas, como Zama o El ángel, ni siquiera han accedido a las ayudas, se han quedado fuera.