Rocío Flores
Rocío Flores, la hija de Antonio David Flores y Rocío Carrasco, por las calles de Málaga. GTRES

Rocío Flores ha tratado de llevar un perfil discreto al margen de su familia que durante mucho tiempo ha acaparado las portadas de la prensa rosa. No quiere ser famosa, más bien una persona anónima y con una vida normal.

Hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores, la nieta de Rocío Jurado y sobrina de Gloria Camila se dedica a ser coach nutricional.

Ver esta publicación en Instagram

Una imagen preciosa. Amor de abuela #regrann #rocioflorescarrasco #rociojuradosiempre #recuerdos❤ #escenario

Una publicación compartida de Vive despacio (@njalucha) el2 Jun, 2016 a las 10:04 PDT

‘Una profesión’ que ahora está en auge por la cantidad de métodos de adelgazamiento que prometen pérdidas de peso que son espectaculares. Todo es online: bien por redes sociales o por teléfono. Al paciente nunca se le ve en persona y se le asesora "sin tener preparación ni conocimientos", según explica la revista Lecturas.

El método con el que trabaja la hija de Rocíito es el de la empresa Juice Plus, que según Lecturas, es objeto de críticas, por su dudosa fiabilidad.

Los tratamientos, que son a base de batidos y pastillas, cuestan 169,25 euros al mes y prometen bajar de una talla XL a una M en 16 semanas. O lo que es lo mismo: perder 20 kilos en ese periodo de tiempo. La propia Rocío también sigue estas pautas de alimentación para cuidar su organismo.

Ver esta publicación en Instagram

En ti siempre protegida , no hay sonrisa mas sincera que la mía cuando estoy contigo , te quiero jefe ☺️💞

Una publicación compartida de Rociio (@rotrece) el1 Dic, 2016 a las 2:05 PST

Por otro lado, Rocío Flores está pendiente del juicio al que se enfrenta su padre, sin trabajo, y que podría enviarle a la cárcel durante cinco años. Desde que Antonio David y Rocío Carrasco se separaron en 1999 no ha habido un momento de paz.

Todo el día en los tribunales

Cuando no fue la pelea por la custodia compartida (que consiguió el exguardia civil en 2013) eran los impagos en la manutención que por lo visto la hija de Rocío Carrasco incumplía. Lo siguiente ha sido la acusación por parte de ella de un presunto delito de maltrato y lesiones psicológicas. Llegado el punto, tanto Rocío Flores como su hermano David, podrían tener que ir al juzgado a testificar.

El ex guardia civil tiene las cuentas embargadas y acumula deudas que ascienden a dos millones de euros. Sobrevive gracias a su segunda mujer, Olga Moreno que tiene una tienda de ropa.

En el Instagram de Rocío Flores no hay ni rastro de su madre con la que no mantiene ningún tipo de contacto. De hecho, con 16 años se marchó a vivir a Málaga con su padre porque la convivencia con su progenitora era imposible.

"Físicamente me parezco a mi madre y a mi abuelo, interiormente a mi padre, por suerte", escribe la joven, de 22 años, en su Instagram. Y sin dudarlo también en redes sociales ha afirmado que para ella, su verdadera madre, es Olga, la actual mujer de su padre.

Con Gloria Camila, la hija adoptiva de Rocío Jurado y Ortega Cano, la relación es excelente, además de que las dos se llevan un año de diferencia y se criaron practicamente juntas.

El otro pilar fundamental en la vida de Rocío es su novio Manuel, al que ella misma define como "el hombre de sus sueños", y Lola, la hija que Antonio David tiene con Olga.