El misterioso mal del 'soplasesos' de cerdo

  • Doce trabajadores de un matadero han enfermado.
  • Están en contacto con las cabezas del cerdo.
  • Aunque no hay muertos, cunde el miedo en Minnesota (EE UU).
Dos cabezas de cerdo, en un mercado (Archivo)
Dos cabezas de cerdo, en un mercado (Archivo)
Archivo

Una misteriosa enfermedad siembra el pánico en Austin, Minnesota (EE UU). Aún no hay víctimas, pero miles de personas ya viven con el miedo en el cuerpo.

Según publica hoy ABC, todo empezó en diciembre de 2006, cuando un habitante de Austin fue ingresado en la famosa clínica Mayo. Este señor trabajaba en la Quality Pork Processors, un matadero industrial de cerdos.

No era una alergia

Al principio se pensó que se trataba de una alergia, ya que el paciente sufría fatiga, dolor, debilidad y hormigueos, pero la enfermedad era más compleja.

Cuando se recuperó y volvió al trabajo se vio que el problema estaba en la Quality Pork, no sólo por su recaída, sino porque empezaron a salir más casos de afectados.

La "mesa de las cabezas"

Todos ellos (seis hombres y otras tantas mujeres, según el citado diario) trabajaban en la "mesa de las cabezas", un lugar en el que el día a día, para algunos, consiste en soplar los sesos del cerdo a través de un pequeño tubo. El trabajo no es agradable, ya que los sesos salen despedidos con la consistencia de un aerosol, salpicando al trabajador y a todo el que se asome por allí.

Se trata de trabajadores cubiertos de sesos todo el día que creían que con una mascarilla tenían suficiente protección, pero no.

Misterio sin resolver

El caso es tan misterioso que incluso expertos de la Universidad de Columbia han viajado hasta Austin para tratar de averiguar si la afinidad anatómica entre porcinos y humanos ha favorecido la infección, pero, de momento, todo sigue siendo un misterio sin resolver.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento