Dolores Delgado
 La ministra de Justicia, Dolores Delgado (d), saluda al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska (i), durante el pleno del Senado. EFE/Zipi

Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior, ha afirmado no sentirse ofendido por su compañera de gabinete Dolores Delgado. "Lo importante son los hechos, no las palabras", asegura.

Marlaska ha reiterado sus palabras en los pasillos del Senado antes de la sesión de control al Gobierno ante las preguntas de los periodistas, que han querido saber si la grabación difundida este martes en la que supuestamente la ministra de Justicia le llamaba "maricón" le había ofendido.

Tras reiterar que lo importante son los hechos y no las palabras, el titular de Interior ha dicho también que Delgado no tenía por qué disculparse, porque para hacerlo se ha tenido que ofender o haber querido ofender.

A primeras horas de esta tarde, el Ministerio de Justicia ha matizado que si Delgado se refirió en esa conversación a Marlaska utilizando ese término, en ningún caso pretendía denigrarlo por su homosexualidad.

Un Gobierno "diverso"

Más allá de esta polémica, a la que Marlaska ha restado importancia, el ministro del Interior ha considerado que lo importante es que todos aprovechen cualquier momento para "reivindicar la diversidad y la igualdad" y peleen por ello.

Porque, según su criterio, el Gobierno de Pedro Sánchez es "el Gobierno de la igualdad y la diversidad", un Ejecutivo "feminista y cohesionado" donde "hombres y mujeres" trabajan "estupendamente bien".

Se ha mostrado orgulloso de poder pertenecer al Gobierno de Sánchez, la "mayor responsabilidad que se ha puesto en mi persona", ha resaltado Marlaska antes de afirmar que los miembros del Ejecutivo son un ejemplo de este país, que es "diverso e igual".

Y ha concluido: "Seguiremos en nuestro puesto de trabajo, colaborando y empujando para que este país sea un poquito más igual", sobre todo para las mujeres.