La actriz Judi Dench recibe el Premio Donostia en la 66ª edición del Festival de San Sebastián.
La actriz Judi Dench recibe el Premio Donostia en la 66ª edición del Festival de San Sebastián. EFE / Javier Etxezarreta

La actriz Judi Dench afirmó este martes durante la rueda de prensa por su premio Donostia en el Festival de Cine de San Sebastián que Kevin Spacey es "un maravilloso actor y un buen amigo" y que desconocía "las condiciones de su situación" tras las denuncias por supuestos abusos sexuales.

A pesar de que la actriz reconoció no poder "aprobar de ninguna manera lo que dicen que ha hecho", criticó que se le haya "marginado" del cine. "Ahora ya no recuerdo la película en que le eliminaron y lo sustituyeron —Todo el dinero del mundo, de Ridley Scott—", puso como ejemplo.

"No sé cómo esta Kevin, me lo imagino, pero ¿tenemos que hacer esto y retroceder en la Historia? ¿Cualquier persona que se haya comportado mal o haya roto algo o incluso haya cometido un crimen van a ser marginados para siempre? ¿Vamos a excluirle?", cuestionó Dench durante su intervención.

La actriz fue preguntada por su relación con Kevin Spacey minutos después de haber contado una anécdota en la que relataba cómo, después de fallecer su marido, "estaba muy mal". "Fui a Nueva Escocia con Kevin y su ayuda fue inestimable, nunca mencionó que yo estaba mal y me alegró la vida", aseguró.

Respecto al crecimiento de movimientos como el #MeToo, recordó que en el cine "todavía hay muchas cosas por abordar de nuevo y arreglar". "Espero que esto esté bien y sea correcto. Es un momento extraordinario de cambios y hay muchos más papeles para mujeres: es maravilloso y esperemos que dure por muchos años", indicó.

No es "poderosa" pero "fanfarroneará"

La actriz británica negó ser "una mujer poderosa", ya que no tiene "poder alguno" y necesita "esperar a que alguien llame para tener trabajo". "No puedo hacer nada, siempre he sido una actriz que busca trabajo y lo sigo siendo", ironizó Dench, quien a día de hoy no puede atreverse a rechazar un papel "porque quizás no vuelvan a llamar".

De hecho, Dench admitió desconocer los retos que tiene ante su futuro porque "lo único" que le preocupa es "saber si mañana hay un trabajo". La intérprete, que ha presentado en el festival su nuevo trabajo, Red Joan, junto al director Trevor Nunn, se ha emocionado cuando ha recogido el galardón.

"Estoy tan agradecida al festival, al jurado, al director... Lo aprecio mucho. Iré a casa y seguro que fanfarronearé y hablaré de esta noche con todo el mundo", ha señalado la actriz en el escenario, visiblemente emocionada.

Dench ha pedido disculpas con humor al público asistente a la gala por no hablar español. "Es vergonzoso, pero somos muy perezosos en Gran Bretaña", ha comentado, provocando la risa del auditorio.

"Vine por primera vez a San Sebastián cuando tenía quince años y nunca por un segundo imaginaba por esa época que sería una actriz el resto de mi vida ni que estaría aquí recibiendo un premio tan increíble", ha aseverado.

Dench, que ha recibido una ovación y aplausos de más de dos minutos, ha recogido el premio de manos del cineasta y presidente del jurado del certamen de esta edición, Alexander Payne, quien, en castellano, ha celebrado la "carrera larga y brillantísima" de la actriz británica.

Dench se convierte así en el tercer Premio Donostia de esta edición, tras los entregados Danny DeVito e Hirokazu Koreeda.