Supermercado
Imagen de un supermercado. Jorge Paris

Desde los años de crisis económica, la gran mayoría de españoles se ha acostumbrado a revisar el ticket de la compra semanal buscando de qué manera ahorrarse unos euros la próxima vez. El estudio anual de supermercados de la OCU puede ayudar a saber qué establecimiento elegir para encontrar el mejor precio de la zona, en la que vivamos.

Del estudio correspondiente a 2018, publicado ayer por la organización de consumidores, se desprende un dato preocupante: los productos frescos se han encarecido bastante en estos últimos meses.

Por ejemplo, la merluza fresca ha incrementado su precio en un 20%, los calabacines un 26% o la sepia limpia un 18%. De media, un 2,5% con respecto al año pasado, cuando la media general de subida de todos los productos es de 1,9%.

"El producto fresco está subiendo porque las bajadas que observamos no compensan las subidas", aseguró en la presentación del informe su responsable técnico, Miguel Ángel Pascual. "Estos alimentos son la base de la dieta mediterránea", recordó Ileana Izverniceanu, responsable de comunicación de la entidad y encargada de transmitir los datos del informe, recalcando que el coste de estos alimentos ha subido más en las cadenas de supermercados nacionales que en las locales y regionales.

Como es tradición en el informe –que la OCU lleva realizando 28 años–, se destaca cuál es el supermercado más barato y el más caro del país. Los nombres se repiten en los primeros y últimos puestos: encabeza la lista el supermercado Dani de Granada y el Súper Carmela de Jerez de la Frontera, aunque a nivel nacional –con más presencia en el territorio– ganan la batalla de los precios Alcampo, Mercadona y Carrefour. En el otro extremo volvemos a ver como el más caro el Sánchez Romero del paseo de la Castellana de Madrid.

Para llegar a esa conclusión, la organización de consumidores elabora una cesta de la compra ficticia de 242 productos de diversas categorías –productos frescos, envasados, higiene y droguería– de marcas líderes y marcas blancas. Los números impresionan: se han recogido más de 173.000 precios en 1.176 supermercados, hipermercados y tiendas de descuento de 64 ciudades españolas, además de internet.

Más de 3.000 euros de ahorro

Gracias a este análisis, OCU también determina cuánto puede ahorrarse un usuario según vaya a un súper o a otro de su localidad. De media, la diferencia puede ser de 947 euros al año, pero en algunas ciudades la diferencia es más acuciante.

En Madrid, la diferencia es de más de 3.000 euros y en Barcelona supera los 1.500. "Se debe a que en la misma localidad conviven personas de altos y bajos ingresos, con lo cuál hay supermercados de todos los tipos", insistió Pascual.

La ciudad que menos nos cuesta ir al súper más caro es Puertollano, aunque la diferencia tampoco está mal: 257 euros al año si vamos al centro con precios más económicos.

A pesar de la posible relación entre el tamaño de la población y la cantidad de ahorro que se puede establecer, esta tendencia no siempre es así. "En Teruel, la población más pequeña de todas las analizadas, el ahorro de ir al comercio más barato en vez de al más caro es de 676 euros anuales", destaca la OCU.

La asociación insta a los consumidores a encontrar qué establecimiento de su región ofrece el mejor precio, para lo cual cuentan con un buscador en la página web de OCU en la que podemos introducir nuestra dirección y saber dónde comprar más barato.

Pero el ahorro no termina cuando cruzamos las puertas del súper, como recuerda el portavoz de la organización Enrique García: "Una vez hemos elegido súper, hay que estar atento a las ofertas, pero mirando siempre el precio por unidad para no llevarnos sorpresas; también hay que tender a comprar productos de temporada para evitar el encarecimiento de la estacionalidad; y, por supuesto, saber qué marcas ofrecen calidad al mejor precio comparándolas".

Cuatro preguntas a... Enrique García

Enrique García es portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

¿Cómo valora el informe de este año?
En líneas generales, los resultados son parecidos a los de años anteriores. El aspecto más significativo es el aumento de los precios muy por encima de los salarios.

¿Es preocupante el aumento de los productos frescos?
Sí, porque la subida está por encima de la media de los demás productos –2,5% frente al 1,9% de media–.Además, en las cadenas nacionales la subida es mayor, un 3,2%.

¿Cómo afecta al consumidor?
Afecta de forma muy negativa, el producto fresco tiene un peso muy significativo en el gasto. Los salarios aumentaron en 2017 solo un 0,1%, por lo que tendrán que gastar más.

¿Es necesario que el consumidor elija bien el supermercado?
Totalmente, el ahorro puede suponer hasta el 20% del gasto anual en alimentación al año Los consumidores tienen que concienciarse.