Rosa María Mateo
La administradora provisional única de la corporación RTVE, Rosa María Mateo, durante su comparecencia en la Comisión. EFE/ Victor Lerena

Rosa María Mateo, administradora provisional única de la corporación RTVE, comparece este martes en el Congreso de los Diputados para dar cuenta de los cambios que ha efectuado en la televisión pública, que desde algunos partidos califican de "purga"."La palabra purga significa gulag, estalinismo, nazismo, abuso de poder", ha comenzado a hablar, visiblemente molesta, "en lugar de purga yo puedo hablarles de ceses y de cambios".

"No puedo tolerar que se ponga una cruz a alguien por su raza o ideología", se ha defendido Mateo ante los reproches del portavoz del Grupo Popular, y ha recordado que "está de paso" y que ni ella ni los trabajadores quieren una televisión pública que manipule. En un momento dado de su intervención, de hecho, se ha dirigido a todos los diputados presentes: "A todos ustedes les importa muy poco la televisión pública, solo cuando la controlan, esto pasa desde que yo entré".

"Nunca pensé en ocupar este puesto", ha añadido en otro momento, y ha afirmado que su libertad "beneficia" a aquellos que demandan una TVE sin injerencias políticas. Mateo se ha declarado "independiente" y ha dejado claro que "nadie" le va a dar órdenes. Y ha recordado que "Televisión Española no son solo los informativos", sino también "los programas de entretenimiento, el canal 24 horas, Clan (...) y la radio, parece que se olvidan de la radio".

A continuación, y tras recordar que el exdirector de informativos José Antonio Álvarez Gundín acumuló un total de "600 denuncias de manipulación del consejo de informativos" o que formó una "redacción paralela" con contratados, ha desgranado los cambios que ha realizado en estas últimas semanas, entre los que ha incluido 25 movimientos en informativos, "todos cubiertos por personal de la redacción".

Por su parte, el portavoz popular en la Comisión Mixta de Control Parlamentario de la Corporación RTVE, Ramón Moreno Bustos, ha acusado a Mateo de querer "vengarse" y de actuar "al dictado" y bajo las órdenes directas del Gobierno socialista. Además, ha denunciado una situación de supuestos "maltrato y humillación, recolocaciones absurdas, comentarios despóticos y señalamientos personales" a las personas cesadas. Segun Moreno, la actual TVE "manipula".

La administradora ha recordado que tan sólo lleva dos meses en el cargo, ha pedido "al menos el beneficio de la duda" y ha reiterado que sus planes consisten en dejar RTVE con una plantilla motivada, con profesionales que hayan recuperado el valor del periodismo y con unos medios que sean de todos los españoles. "Dejen hacer su trabajo a los periodistas. Ni el poder ni los cargos nos corresponden por designio divino", ha zanjado.