Evolución del precio de la luz
Evolución del precio de la luz HENAR DE PEDRO

El enorme subidón del precio de la luz que se está produciendo en septiembre, y que el pasado mes de agosto alcanzó casi un 11% respecto al mismo mes del año anterior, ha obligado al Gobierno a anunciar una reforma "global" del mercado eléctrico.

No en vano, como asegura Natalia Fabra, profesora de Economía de la Universidad Carlos III de Madrid, en un artículo publicado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el enorme encarecimiento "ha drenado la renta disponible de las familias, mermado la competitividad de las empresas y generado presiones inflacionistas sobre el conjunto de la economía".

En concreto, comparando el precio de la luz de julio de 2018 con julio de 2009 el recibo ha subido un 31%, según los datos de Francisco Valverde, analista del mercado eléctrico. Y eso sin contar que en agosto y septiembre el precio de la luz ha continuado encareciéndose. Según los cálculos del consultor, y traducido en euros, un consumidor medio tendrá que pagar 71 euros el próximo mes de diciembre, lo que supone un 5,3% más que un año antes.

Ejemplares en PDF de MiBolsilloSegún el simulador de la factura de la electricidad de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el recibo de la electricidad de un consumidor medio ha alcanzado los 54,75 euros en los 22 primeros días de septiembre, lo que supone un ascenso del 16,9% con respecto al mismo periodo del año anterior, cuando costó 46,83 euros.

Con respecto a estos mismos días de agosto el recibo sube también, en este caso un 4,4%, puesto que entonces su precio fue de 52,45 euros. En términos mensuales en septiembre sigue la tendencia alcista experimentada por la electricidad desde mayo, cuando se encareció un 8%.

Tendido eléctrico y señal de stop

¿Y cuáles son las causas de esta fuerte subida?

Según explica la profesora de Economía de la Universidad Carlos III Natalia Fabra los motivos de este encarecimiento son varios: subida de las cotizaciones internacionales del gas, del carbón y del CO2 que, al afectar a los costes variables de los ciclos combinados y de las centrales del carbón, se han traducido (bajo el diseño regulatorio vigente) en mayores precios para el conjunto de la generación en España.

Además, mientras se multiplicaban los precios del mercado eléctrico, los costes de las nucleares, hidroeléctricas y renovables, que según la profesora suman tres cuartas partes del suministro, se han mantenido inalterados.

El presidente de la Fundación Renovables, Fernando Ferrando, explica que "la composición de la tarifa eléctrica hay que entenderla bajo tres prismas distintos". Primero, los costes fijos (distribución, transporte, déficit tarifario, pagos por capacidad, etc), que se deciden a través de la política, suponen dos tercios del precio. Y el tercio restante es lo que sería el precio del mercado, que se cierra hora a hora. Cuando la electricidad sube en realidad es el influjo de esta segunda parte.

¿Por qué sube? Según detalla Ferrando, si el precio que se va a pagar por todos los kilowatios/hora es igual al precio último tasado, es decir, si se tasa con precio de gas se paga a precio de gas también la electricidad generada con hidráulica, nuclear o eólica. Si hay poca agua o poco viento afecta al precio y lo encarece. "Esto es un problema. Por supuesto que si el sistema se cambiara y se fuera a un pago por cada una de las energías el coste, y la factura, se abaratarían, pero no hay voluntad", considera el presidente de la Fundación Renovables.

"La tarifa está pensada para maximizar la cuenta de resultados de las eléctricas"

Fernando Ferrando reprocha que "la tarifa está pensada para maximizar la cuenta de resultados de quien ofrece la electricidad, es decir, de las empresas eléctricas, pero no como un servicio público".

Ante el fuerte subidón del precio de la luz, el Gobierno anunció la semana pasada la eliminación del gravamen del 7%, lo que, según aseguró la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, abaratará la factura entre un 2,5% y un 4% para el cliente doméstico.

El consultor Francisco Valverde, no obstante, recalca que la eliminación del impuesto del 7% en generación al final se traduce en una reducción de 1,5 euros en la factura media: de 70,5 euros a 69 euros.

Medidas de la OCU

Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), "el mercado mayorista de electricidad acumula seis meses de continuas subidas". Al respecto, explican que "un hogar medio acumula durante 2018 una factura de 598 euros, 16 euros más que en el mismo periodo del pasado año… y 80 euros más que la factura de ese mismo periodo en 2016".

Las subidas afectan directamente a los hogares con la tarifa PVPC y a los beneficiarios del bono social, e indirectamente al resto de consumidores, en el mercado libre, cuyas revisiones de tarifa también lo aumenta. "Es urgente actuar para que la creciente factura de la luz deje de ser una pesadilla en muchos hogares", exigen desde la OCU.

Por ello, proponen medidas como revistar el sistema de precios mayorista y penalizar las "manipulaciones del mercado". También revisar y redistribuir los peajes de acceso, "de manera que no sean los pequeños consumidores los que subvencionen esos costes a los grandes fabricantes". Desde la OCU, asimismo, apuestan por "rebajar el IVA, la luz es un producto de primera necesidad y el tipo impositivo del 21% debería revisarse a la baja". Y, especialmente, reclaman eliminar el Impuesto de la Electricidad pues "supone encarecer la factura eléctrica en un 5,11%".

Por ello, el Gobierno socialista, apoyado por Podemos, ha lanzado una oferta de reforma "global" del mercado eléctrico a los partidos, especialmente al PP, para "dejar de poner parches". La ministra Ribera es partidaria de ir sacrificando el pago a centrales convencionales nucleares que, según dijo, "están amortizadas", mientras que la eólica y la solar se están demostrando "más baratas".