Jean-Claude Arnault
El artista francés Jean-Claude Arnault llega a la última jornada de su juicio por violación en el Tribunal del distrito de Estocolmo Janerik Henriksson / EFE

Un tribunal de Estocolmo decretó este lunes prisión preventiva al término del juicio por violación contra el artista francés Jean-Claude Arnault, protagonista de un escándalo sexual y de filtraciones y detonante de la crisis que atraviesa la Academia Sueca, la institución que otorga el Nobel de Literatura.

Arnault, esposo de la académica y poetisa Katarina Frostenson, está acusado de dos episodios de violación en 2011 contra la misma mujer, que asegura que la obligó a practicar sexo oral y a tener sexo contra su voluntad en dos ocasiones, una de ellas mientras dormía.

Por el primer caso de violación es por el que el tribunal ha accedido a la petición de prisión preventiva de la fiscalía, que pide además tres años de cárcel, lo que podría indicar que el veredicto -que se difundirá el próximo lunes- será condenatorio.

"La situación se ha agravado, ahora se arriesga a una larga pena de prisión y puede ser tentador para él irse al extranjero", dijo la fiscal, Christina Voigt, al término del juicio, celebrado en su mayor parte a puerta cerrada a petición de la denunciante.

El abogado de Arnault, Björn Hurtig, admitió en declaraciones a medios suecos que el riesgo de condena contra su defendido, que niega los cargos, es "inminente" y anunció un hipotético recurso. Segura de la condena se mostró la abogada de la otra parte, Elisabeth Massi Fritz, quien calificó las pruebas de "robustas".

Durante el juicio, que duró tres días, han declarado siete personas a las que la mujer relató en su día los hechos, incluido un psiquiatra, aunque no hay pruebas técnicas de las acusaciones.

La fiscalía había cerrado en marzo partes de la investigación preliminar iniciada a partir de las querellas de varias mujeres después de que en noviembre pasado 18 denunciaran, casi todas de forma anónima, en un diario sueco a una "personalidad cultural" muy próxima a la academia, luego identificada como Jean-Claude Arnault. El reportaje periodístico apuntaba a que Arnault había cometido abusos en su club literario y en propiedades de la academia.

Al estallar el escándalo, la institución cortó la relación con el artista y encargó una auditoría, que concluyó que Arnault no había influido en decisiones sobre premios y ayudas, aunque el apoyo económico recibido de la academia por su club literario incumple las reglas de imparcialidad al ser su esposa copropietaria.
El "caso Arnault" desató un conflicto interno que en los últimos meses ha provocado la renuncia de ocho académicos.

La Academia Sueca ha impulsado varias reformas y aplazado el Nobel de Literatura de este año, por primera vez en siete décadas y que supone que en 2019 se otorgarán dos premios, medida justificada por la falta de confianza y el debilitamiento de la institución.