Brett Kavanaugh
El juez Brett Kavanaugh, durante su comparecencia ante el Comité Judicial del Senado sobre su nominación para ser juez asociado de la Corte Suprema de los EE UU. Michael Reynolds / EFE

Los demócratas del Senado de EE UU están investigando la acusación de una segunda mujer, identificada como Debora Ramírez, quien asegura que también sufrió acoso sexual por parte del candidato al Tribunal Supremo Brett Kavanaugh, cuando este cursaba su primer año de carrera en la Universidad de Yale.

Según publicó este domingo la revista The New Yorker en su página web, la acusación data del año académico 1983-84, y Ramírez accedió a narrar su historia a la publicación después de que esta le contactara.

Ramírez, de 53 años, recuerda que Kavanaugh se quitó la ropa, borracho, durante una fiesta en una residencia de estudiantes, le puso el pene en la cara y le obligó a tocarlo sin su consentimiento mientras ella trataba de quitárselo de encima.

En una declaración proporcionada por la Casa Blanca, Kavanaugh negó que el evento haya sucedido alguna vez.

"Este supuesto evento de hace 35 años no sucedió. Las personas que me conocían entonces saben que esto no sucedió, y lo han dicho. Esto es una difamación, clara y simple", apuntó el nominado al Tribunal Supremo estadounidense, quien ya se enfrenta a otra acusación de acoso en la década de los 80.

"Espero testificar el jueves sobre la verdad, y defendiendo mi buen nombre, y la reputación de carácter e integridad que he construido a lo largo de mi vida, contra estas acusaciones de último momento", agregó.

La senadora Dianne Feinstein, la demócrata de mayor rango en el Comité Judicial del Senado, pidió una demora en la consideración del candidato a la Corte Suprema después de que se revelara el segundo caso de acoso contra él.

"Le escribo para solicitar un aplazamiento inmediato de cualquier otro procedimiento relacionado con la nominación de Brett Kavanaugh", escribió Feinstein en una carta al senador republicano Charles Grassley, presidente del comité.

Testimonio ante el Senado

Christine Blasey Ford, la primera mujer que acusó a Kavanaugh de abuso sexual, testificará la próxima semana ante el Senado de EE UU, un paso clave que determinará el curso de la confirmación del juez para el Tribunal Supremo.

"Nos comprometimos a seguir adelante con una audiencia pública el jueves 27 de septiembre a las 10 de la mañana", indicaron los abogados de Ford en un comunicado, señalando que su cliente había aceptado comparecer a pesar de la negativa del comité a permitirle hablar después del testimonio de Kavanaugh.

Ford acusó a Kavanaugh de agredirla sexualmente en una fiesta mientras cursaban la escuela secundaria en 1982, un extremo que el juez también ha negado rotundamente.

Según aseguró este domingo el diario The New York Times, para defender su inocencia Kavanaugh planea mostrar a los senadores los calendarios que conserva del año 1982, que no muestran una fiesta de ese tipo, descrita por Ford.

Kavanaugh fue el juez nominado por el presidente estadounidense, Donald Trump, para ocupar un cargo vitalicio en el Tribunal Supremo, en sustitución de Anthony Kennedy, quien anunció su jubilación a finales de junio.