Una quincena de menores extranjeros no acompañados pasando la noche del sábado en la comisaría de los Mossos de Ciutat Vella, en Barcelona.
Menores extranjeros no acompañados pasando la noche del sábado en la comisaría de los Mossos de Ciutat Vella. SAP-FEPOL MOSSOS

La directora de Atenció a la Infància i l'Adolescència (DGAIA) de la Generalitat, Georgina Oliva, calcula que unos 30 menores no acompañados han pasado otra noche en comisarías catalanas. "Nos encontramos en unas condiciones que no son las óptimas y lo podríamos hacer mejor", ha reconocido Oliva este domingo.

"Hay sin embargo una situación de emergencia de país", ha añadido la directora de la DGAIA, que afirma que en los últimos meses se han creado unas 2.000 plazas residenciales para atender el enorme flujo de menores extranjeros no acompañados.

"Y creo que hasta noviembre nos harán falta entre 900 y 1.200 plazas nuevas, si la tendencia se mantiene", ha comentado Oliva, que ha precisado que los conocidos como 'menas' se están alojando también en hoteles, casas de colonias y en pensiones. La DGAIA recuerda que también está abierta a las acogidas familiares.

"Si alguna familia quiere acoger a menores, se puede poner en contacto con la DGAIA. Son chicos de otra cultura, de unos 14 o 15 años, y majísimos en su inmensa mayoría. Tienen unas ganas locas de aprender el catalán y quedarse", ha comentado la directora de Atenció a la Infància i l'Adolescència, que ha precisado que cada día llegan a Cataluña entre 20 y 50 menores no acompañados.

"Un 80% proceden de Marruecos. El flujo ha ido en aumento desde que el rey Mohamed VI anunciase la intención de implantar el servicio militar obligatorio", ha señalado Oliva, que admite que la proporción de llegadas a Cataluña es "escandalosamente superior a la de otras comunidades autónomas". "Aquí se sienten mejor atendidos, es lo que nos dicen ellos mismos", ha concluido la directora de la DGAIA.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.