Tormentas, lluvia, rayos, temporal, tormenta
Tormentas, lluvia, rayos, temporal, tormenta EUROPA PRESS

En Orea la pasada primavera un fuerte temporal causó la caída de cientos de árboles de sus pinares, en pleno corazón del Alto Tajo, y aunque desde el municipio se cuantificaron los daños en unos 100.000 euros y se solicitó la declaración de zona catastrófica, no han recibido ninguna respuesta hasta ahora; hace tan sólo unos días, otro temporal volvía a causar algunos daños aunque de menor importancia.

En declaraciones a Europa Press, la alcaldesa de este pequeño municipio del Alto Tajo, Marta Cornella, cree que el plan en el que están trabajando con estudios, contactos y conversaciones iniciadas, les ayudará a estar más preparados en el futuro.

Al ser los montes de Orea de utilidad pública, la gestión es competencia de la Junta de Comunidades, de ahí que el trabajo se vaya a hacer de forma coordinada con la Administración regional.

"GRAN VIRULENCIA"

Cornella dice que los incendios están tomando un "comportamiento de gran virulencia" que antes no tenían y que por ello necesitan estar preparados y contemplar en el mismo como evacuar a la población y mantenerla segura.

Este estudio va a tener en cuenta si la distancia entre el casco y el bosque es suficiente ante cualquier posible situación de riesgo, si la población estaría protegida y estudiará posibles enclaves que puedan verse afectados por entrar dentro de una masa forestal.

"Nadie quiere que suceda nada y es improbable, pero hay que estar preparados para ello", ha dicho la alcaldesa tras insistir en que el objetivo pasa porque "llegado un momento de peligro, tengas una zona segura".

Corella ha reconocido que su petición de ayudas aún no ha obtenido respuesta ni ayudas de las instituciones, salgo el apoyo de la empresa Tragsa.

Comprende que si como ha pasado hace tan sólo unos días en algún municipio de la región, una catástrofe natural afecta a las viviendas donde vive la gente el impacto es mayor, pero cree que con el tema forestal falta "un poco de visión y de sensibilidad".

"En nuestro caso las cosas se plantearon de otra manera y con esos mimbres son con los que estamos trabajando en Orea", ha señalado aunque incidiendo en que desde la Junta de Castilla-La Mancha si se había destinado una partida presupuestaria para la retirada de despojos del monte con carácter de emergencia "aunque ha llegado ahora".

Con respecto al apoyo por parte del resto de las administraciones, ha dicho que "no ha ido más allá de alguna visita y alguna llamada".

En cuanto a los últimos daños causados hace apenas unos días por una fuerte riada, ha dicho que la Junta les mandó "casi inmediatamente" las máquinas para limpiar las cunetas; y con respecto a la calle en la que se levantó el pavimento, ha señalado que aún no tienen una respuesta clara de si alguien va a colaborar en ello, pero "estamos mirando para ver cómo afrontarlo", ha concluido.