El dueño de la tienda avisó a la Policía sobre las 2.30 horas porque, según relató a los agentes, dos jóvenes que acudieron a su establecimiento a comprar vino regresaron un rato después y, tras insultar y amenazar, comenzaron a pegar con "puñetazos y a patadas" a su hijo y le intentaron agredir con una navaja.

Según ha informado hoy la Policía Local, el tendero manifestó que los dos chicos habían entrado en su comercio con la intención de comprar vino de "forma insistente". Tras comprarlo, abandonaron el local insultándole a él y a su hijo.

Posteriormente, ambos volvieron al establecimiento en compañía de una tercera persona, familiar de uno de los jóvenes y que el dueño de la tienda y su hijo conocen por tener una deuda económica con ellos.

Fue esta tercera persona la que comenzó a proferir insultos yamenazas contra ello y, seguidamente, los dos jóvenes entraron al comercio y "comenzaron a dar puñetazos y patadas" al hijo del tendero e intentaron agredirle con una navaja, mientras su padre avisaba telefónicamente a la Policía.

Tras ello, los dos jóvenes emprendieron la huida pero la Policía consiguió detener a uno de ellos en las inmediaciones del local, tras tirar la navaja debajo de un vehículo. Mientras, el otro fue localizado y detenido en la calle Castilla tras una persecución.

Una vez detenidos los dos, la Policía les instruyó diligencias judiciales por un supuesto delito de lesiones, agresión con arma blanca y amenazas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.