Crucero pasando junto a la Plaza San Marcos de Venecia, Italia
Crucero pasando junto a la Plaza San Marcos de Venecia, Italia. ANDREA MEROLA/EFE

La Asamblea Municipal de Venecia tiene previsto aprobar en octubre un nuevo reglamento de policía y seguridad urbana, una nueva normativa sobre la ciudad que tiene como objetivo defender el patrimonio de la emblemática localidad italiana y combatir a los turistas maleducados.

El debate se ha centrado en el artículo 35, que prohíbe no sólo acampar en el casco antiguo, también tumbarse o sentarse en la acera o pasos de monumentos, así como utilizar los bancos como áreas de picnic. Las multas comenzarán desde 50 euros, e incluso podrían llegar a 500 o arresto por infracciones en lugares de particular valor del centro histórico.

En caso de aprobarse estas medidas se sumarán a una larga lista de prohibiciones en la ciudad de los puentes y las góndolas, que recibe 25 millones de visitantes al año. El Ayuntamiento ya instaló en abril unos tornos (el Consistorio aclara que se trata de "pasajes") para regular el flujo de visitantes y tratar de salvaguardar así la esencia de esta ciudad declarada Patrimonio Mundial por la Unesco.

Sentarse o bañarse

El vigente Reglamento de la Policía Urbana del Municipio de Venecia prohíbe algunos comportamientos "para satisfacer las exigencias de tutela del decoro urbano y paisajístico de la ciudad, además de por razones de seguridad y respeto de las normas higiénicas-sanitarias.

Está prohibido sentarse, fuera de los espacios precisamente determinados, en Plaza San Marcos y sobre el muelle. La sanción por hacerlo será de 200 euros. Además está prohibido consumir comidas o bebidas fueras de las áreas determinadas, así como echar o abandonar en el suelo público papeles, latas, botellas, así como impedir la circulación permaneciendo sobre puentes y calles.

La sanción será de 450 euros por zambullirse, nadar o bañarse en todos los cursos de agua y canales públicos o abiertos al público, y de 200 euros por estar en lugares públicos o viajar en medios de transporte en traje de baño o con el torso desnudo.

También está prohibido, por razones higiénico-sanitarias y de conservación del patrimonio artístico, suministrar comida y alimentos a los animales además de dispersar o dejar desperdicios alimenticios en las calles, plazas u otros lugares públicos, cursos de agua y canales. La multa va desde los 50 a los 200 euros. También hay sanciones de 100 euros por circular con bicicletas por el Centro Histórico de Venecia.