María Marcos
María Marcos, jefa de Seguridad de Pedro Sánchez en la Moncloa. JORGE PARÍS

María Marcos se convirtió hace menos de dos semanas en la primera mujer en dirigir el Departamento de Seguridad de la Presidencia del Gobierno. Allí es responsable de la seguridad del presidente, Pedro Sánchez; la vicepresidenta, Carmen Calvo, y también de los presidentes Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

Se siente "honrada" y "orgullosa" de su nuevo cargo de responsabilidad, pero no podría elegir entre dirigir la seguridad del presidente o el que dejó para instalarse en la Moncloa, el de jefa de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), la cúspide en la investigación de crímenes, robos, extorsiones o secuestros, el no va más de la Policía. "Aquí estamos hablando de seguridad y allí, de investigación"

Debido a motivos evidentes, no desvela nada sobre las amenazas que rodean al presidente o al plan que, según las circunstancias concretas, se diseña como "un traje a medida" para garantizar su seguridad. No obstante, el objetivo es que Sánchez pueda desarrollar con normalidad su trabajo como presidente y también su vida privada. Y advierte de que "la seguridad total no existe". Las amenazas, aunque cambian y evolucionan, "son muchas".

¿Qué tal su primera semana en el cargo?
Intensa.

¿Cómo responsable de su seguridad, usted da órdenes al presidente o le hace recomendaciones?
Cómo voy a dar órdenes al presidente. Soy responsable de seguridad, pero adaptando las medidas.

¿[Sánchez y Calvo] son disciplinados?
No tenemos ningún problema.

¿En qué se parece dirigir el Departamento de Seguridad de Presidencia del Gobierno a ser la jefa de la Unidad de la Policía que investiga crímenes, robos, secuestros o extorsiones?
No se parece en nada, porque la UDEV es una unidad eminentemente de investigación de Policía Judicial, en la que todo el mundo piensa cuando piensa en la Policía. Investigación de secuestros, homicidios, robos, piratería, patrimonio histórico, esa parte que todo el mundo se imagina de la Policía. Pero aquí estamos hablando de seguridad y allí, de investigación. Son dos aspectos distintos, aunque dentro de la seguridad integral.

Es usted la primera mujer que dirige el dispositivo de seguridad del presidente. ¿Imprime carácter ser la directora, no el director, del Departamento de Seguridad?
Todos somos profesionales y a todos nos eligen por nuestra trayectoria profesional y capacidad. Luego cada uno, lógicamente, como todas las personas, somos diferentes y, como todo profesional, imprimimos nuestro carácter y nuestra manera de ejercer la profesión.

Los cuerpos y fuerzas de seguridad son un ámbito especialmente masculino...
Netamente, hasta hace unos años no había prácticamente mujeres.

¿Cómo se vive esta circunstancia?
Llevo en la Policía 36 años y siempre he estado con hombres, con mujeres menos. Ahora hay muchas más mujeres en la Policía, antes éramos muy pocas. Es mi ámbito natural, lo bueno es que va cambiando y que cada vez hay mas policías. Aquí, en el Departamento de Seguridad de Presidencia, también hay más mujeres. Somos todos profesionales.

¿Cómo trabaja, cómo se elabora un plan de seguridad del presidente?
Es una labor de todas las personas que trabajamos aquí, se viene desarrollando desde hace 40 años, no es la primera vez. Para mí es la primera vez que estoy aquí, lo que se hace es un trabajo ingente de todos los compañeros. Cada uno tiene una responsabilidad, su especialidad, lo hacen francamente bien, estoy muy orgullosa y muy honrada de estar aquí. Pero el servicio va rodando, en ningún momento se ha parado, el anterior director estuvo ejerciendo hasta el mismo viernes que vine yo [el 14 de septiembre], la maquinaria no se para nunca. Puedes venir a cualquier hora a este edificio y siempre hay gente trabando las 24 horas del día porque hay dispositivos que se están preparando, otros que están funcionando las 24 horas. Todo el mundo tiene que estar atento a lo que se esta haciendo, esto es un trabajo constante.

¿Ha evolucionado mucho la seguridad de los presidentes del Gobierno en 40 años?
Muchísimo, porque han cambiado las circunstancias de todos, la forma de trabajar de todos, la forma de vivir... Hace 40 años no teníamos móviles y ahora todos tenemos, tabletas, Internet. Tenemos más medios y nos vamos adaptando.

Supongo que también han evolucionado los canales de riesgo
Son diferentes. Los riesgos siempre existen. Hay diferentes delitos, los que se cometen a través de Internet. Por ejemplo, la amenaza a lo mejor antes te la mandaban por una carta, luego por teléfono y ahora la puedes recibir en tu correo electrónico, y no deja de ser una amenaza a tu seguridad.

¿Ha tenido que aconsejar al presidente que no vaya a algún sitio, alguna cosa que no debería hacer?
Llevo una semana

Un caso práctico: ¿la asistencia del presidente al FIB pone en tensión el dispositivo de seguridad?
El presidente hace sus actividades y nosotros le damos seguridad, al presidente, a la vicepresidenta y a todo el complejo de la Moncloa. El presidente tiene que desarrollar tanto su actividad en el ejercicio de su cargo y su actividad privada, como lo que es, padre familia, por ejemplo.

¿Se ha de renunciar a hacer cosas por motivos de seguridad por convertirse en presidente del Gobierno?
No es así, nosotros damos esa cobertura de seguridad para que él pueda ejercer todas sus actividades, sin menoscabo de su seguridad, y que las pueda ejercer con total tranquilidad.

Cuando fue al FIB este verano, se dijo que fue en avión oficial por motivos de seguridad. ¿Se recomienda que el presidente se desplace en avión?
Sí. Cualquier presidente del Gobierno, en todos los países del mundo, es lo habitual en cualquier presidente del gobierno.

¿El dispositivo de seguridad en torno a Sánchez es comparable a otros dirigentes, como Macron o Merkel, por ejemplo?
Sí, claro, todos tienen un puesto importante, lo que pasa es que se adecúa siempre a las circunstancias que tenga cada desplazamiento, cada actividad que se vaya a desarrollar y a las medidas que tengamos que tomar atendiendo al riesgo que en cada momento haya. No es que todos los presidentes hagan lo mismo, los directores de seguridad nos ajustamos a las circunstancias y condiciones de cada momento y cada lugar. No hay un modelo exacto que se cumpla siempre, hay que ser muy versátil según las condiciones.

Se acaba de inaugurar unas visitas guiadas de ciudadanos que por algunas dependencias de la Moncloa, ¿suponen un riesgo añadido?
Es una actividad más, se ha hecho esta semana y yo creo que ha sido muy interesante. Se ha desarrollado con una total normalidad, se ha dado seguridad, pero procurando que se desarrollara la visita.

En 2015, el entonces presidente, Mariano Rajoy ,sufrió una agresión, un puñetazo, en plena calle de Pontevedra. ¿Son cosas inevitables, se deben evitar, cómo las afronta el Departamento de Seguridad de Presidencia del Gobierno?
La seguridad total no existe, pretendemos alcanzarla pero es imposible y lo que procuramos es minimizar los riesgos de que ocurra algo. Y, en el caso de que ocurra, ser suficientemente ágiles para responder a ello.

En previsión de los comicios del año que viene, ¿una campaña electoral requiere reforzar o un plan especial para proteger al presidente?
Lo que vamos haciendo es que cada dispositivo de seguridad se ajusta a circunstancias de cada momento. Es el día a día, las circunstancias de cada acto, dónde se va a realizar, qué aspectos pueden afectar o no. Evaluamos cada movimiento del presidente y la vicepresidenta en cada desplazamiento, acto, por eso el trabajo es muy intenso, se tiene que hacer como un traje a medida para los movimientos de las personas atendiendo a las circunstancias.

¿Que el presidente vaya a rodearse de mucha gente en un mitin es, por ejemplo, un criterio de amenaza?
Se tiene en cuenta todo, hay un informe de los riesgos, se evalúa la probabilidad de que se den y se toman las medidas adecuadas.

¿En qué ha cambiado el planteamiento de la seguridad del presidente con el fin de ETA?
No voy a hablar de las amenazas ni voy a priorizarlas.

Pero con el fin de ETA la cosa cambió
Con el fin de ETA no está ETA. Las amenazas son muchas

Por supuesto, no me va a decir si el presidente Sánchez ha recibido alguna amenaza desde que es presidente...
No se lo voy a decir.