Entrada de la farmacéutica Pérez Giménez
Entrada de la farmacéutica Pérez Giménez Ayuntamiento de Almodóvar del Río/Archivo

En un comunicado, CTA -que señala que "hasta el despido de toda la plantilla de los Laboratorios Pérez Giménez era el sindicato mayoritario en esta empresa" en la que ahora, con nuevos dueños, "no se permite la afiliación sindical"- ha recordado que el concurso de acreedores de la farmacética radicada en Almodóvar del Río (Córdoba) "comenzó en el año 2011 y estamos en el año 2018".

En el transcurso de todo este procedimiento, según ha criticado el sindicato, "se les dejaron de abonar los salarios a los trabajadores durante más de un año, manteniendo los laboratorios abiertos", y después el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) los indemnizó "por unas cantidades con topes, dejando un gran porcentaje de las deudas salariales sin abonar", y por eso ahora "la pregunta es: ¿de las cuantías económicas con las que se condenan a los Pérez Giménez se van a complementar las deudas que hay con los trabajadores?".

Junto a ello, el sindicato ha lamentado que, "después de tantos años, el Juzgado de lo Mercantil descubre ahora que se ha especulado con dinero negro", cuando, "a poco que en su día se hubiera investigado se hubieran conseguido las pruebas, pues denuncias que hubo en el Juzgado de lo Penal de Posadas, pero fueron archivadas".

De hecho, en su momento, CTA se dio cuenta de que en los laboratorios "se producía, pero no se tenían ni hallados los costes de producción, porque eso no interesaba, y se comercializaba a través de una empresa creada para tal fin en Portugal", con lo que "las pérdidas quedaban para la empresa productora y los beneficios para ellos", llegando a la conclusión el sindicato de que "así se pierden las empresas andaluzas, y así es imposible el desarrollo en Andalucía".

Otro capítulo, según ha señalado CTA, es el de las subvenciones de la Junta de Andalucía otorgadas a esta empresa, preguntándose el sindicato "¿cómo la Junta puede dar subvenciones a una empresa cuyos propietarios y directivos están llevándoselo en negro?", con lo que, para CTA, "da la impresión de que estas subvenciones se dan de forma un poco alegre, a personas sin escrúpulos, que no les interesa la actividad comercial, si no solo su propio enriquecimiento, a costa de lo que sea".

A ello se añade que "nadie ha considerado en todo este proceso el aspecto humano de los trabajadores, que han pasado por verdaderas penurias en su casa, sin ningún respeto" a su dignidad "por parte de los supuestos empresarios, ni por parte de las instituciones", llegando a la conclusión CTA de que, "con esta sentencia, por lo que conocemos por los medios de comunicación, no se hace justicia en lo que respecta a los trabajadores".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.