La costa de la pequeña ciudad de Aitoliko, a 250 kilómetros al oeste de Atenas, ha quedado cubierta por una telaraña gigante de 300 metros de largo, según medios locales.

Los expertos atribuyen su creación a la araña Tetragnatha (que en griego quiere decir: 'cuatro mandíbulas'),  una especie inofensiva tanto para el ser humano como para la flora local y que construye grandes nidos para aparearse.

Aunque se encuentran en todo el mundo, prefieren los climas tropicales y subtropicales. Precisamente, los expertos atribuyen la aparición de estos grandes nidos a un fenómeno estacional favorecido por las altas temperaturas, la elevada humedad y el aumento de mosquitos en la zona, que habrían causado una reproducción masiva de los arácnidos.