Uvas
Imagen de archivo de un hombre recogiendo un racimo de uvas de una parra. GTRES

¿Cansado de las visitas a bodegas en las que, básicamente, se repiten los mismos detalles sobre el proceso del elaboración del vino una y otra vez? Porque, no nos engañemos, aunque algunas bodegas son auténticas obras de arte arquitectónicas y cada una tiene su propia personalidad, vista una vistas el 75% de todas.

De ahí que las propuestas de enoturismo quieran ir un poco más allá del recorrido por la sala de barricas o de la cata, normalmente el momento más interesante para la mayoría de visitantes que han recorrido unas cuantas bodegas.

Los denominados talleres de vendimia en los que los visitantes se apuntan a la recogida de uvas -en plan curiosidad, no 8 horas doblando el lomo- hace tiempo que se ofrecen dentro de las propuestas de algunas bodegas. Y es que estas semanas son, sin duda, uno de los mejores momentos para visitarlas y verlas en su momento de mayor actividad.

En Bodegas Cepa 21, en Ribera del Duero, han sumado una nueva propuesta a su taller de vendimia en el que, hasta el próximo 15 de octubre, se permitirá a los visitantes disfrutar de la experiencia de pisar la uva como se hacía antiguamente.

Un buen plan para uno de estos fines de semana -y asequible, cuesta 15 euros junto a la visita a la bodega y la cata- que además se abre a toda la familia, puesto que los más pequeños podrán catar mosto después de pisar ellos también las uvas.