Lastra y Montserrat
Lastra y Montserrat ARCHIVO

Esta semana, Gobierno, PSOE, PP y Ciudadanos andan enzarzados en un cruce de acusaciones, recursos de amparo y documentos del pasado a cuenta de la presentación de una enmienda por la que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, intenta suprimir de una vez la capacidad de veto del Senado a los Presupuestos, eliminar la posibilidad de que el PP los rechace y aprobar por fin las cuentas para 2019.

¿Qué ha pasado?

Que el Gobierno, o el PSOE en el Congreso, ha registrado como una enmienda a un proyecto de reforma de la ley orgánica del Poder Judicial que está en plena tramitación la reforma que quiere hacer de la Ley de Estabilidad Presupuestaria. En concreto, ha colado un artículo que suprime la capacidad de veto que esta norma da al Senado sobre el Presupuesto. Con las mayorías actuales, esto supone que el PP puede echar para atrás las cuentas de Pedro Sánchez y, eventualmente, abocarle a convocar elecciones anticipadas.

¿Cuándo ocurrió?

El martes de esta semana, a última hora de la tarde, cuando expiraba el plazo de presentación de enmiendas a la reforma de la ley del Poder Judicial que, por cierto, busca formar a jueces y fiscales sobre violencia machista. Además, el registro de la enmienda se produjo la misma tarde en la que el Pleno del Congreso dio luz verde a la tramitación de la reforma de la Ley de Estabilidad Presupuestaria que hoy se ha convertido en una enmienda.

¿Por qué ha hecho eso el PSOE?

La supresión del veto del Senado es esencial para Sánchez, porque con él elimina el poder del PP sobre sus primeros presupuestos como presidente. Además, por el momento en el que estamos, también era necesario que la reforma de la ley fuera urgente. Tanto el PP como Ciudadanos se han negado. Lo hicieron hace unas semanas en la Mesa del Congreso, cuando rechazaron el trámite de urgencia para reformar la ley, y también este mismo martes, cuando votaron en contra de tramitarla incluso por procedimiento ordinario.
El PSOE había pedido a la Mesa que reconsiderara su decisión, pero parecía claro que PP y Ciudadanos iban a volver a votar en contra.

¿Por qué tiene tanta prisa el Gobierno para aprobar los Presupuestos?

La ley dice que los Presupuestos tienen que entrar en vigor el 1 de enero de cada año, pero, una vez más, ya vamos tarde. Moncloa calcula que, si se cumplen sus planes, puedan entrar en vigor en febrero.

Entonces, ¿cuál es el problema con la enmienda?

Que el PP y Ciudadanos han montado en cólera por lo que consideran un "fraude" y una manera del PSOE de "romper las reglas del juego" porque ha aprovechado una reforma legislativa para colar allí una enmienda sobre un tema totalmente diferente. Aluden a sentencias del Tribunal Constitucional que dicen que las enmiendas tienen que guardar relación con el proyecto de ley en el que se insertan.
Además, con la enmienda, el PSOE ha trasladado la votación sobre el veto del Senado desde la Mesa del Congreso, donde los cinco votos que suman PP y Ciudadanos dejan en minoría a los cuatro que reúnen PSOE y Podemos, a la comisión de Justicia, donde PP y Ciudadanos no tienen mayoría para seguir bloqueando la supresión del veto.

Vamos, que está mal

Según a quién se pregunte. Al PSOE y al Gobierno les parece bien. El presidente, Pedro Sánchez, dijo esta semana que era "perfectamente legal" y la Moncloa se ha encargado de recordar que, estando en el Gobierno, el PP recurrió a este mismo ardid -a colar una enmienda para reformar una ley en la tramitación de una ley diferente- en hasta 14 ocasiones entre 2016 y la moción de censura.

¿Y desde el martes qué ha pasado con la enmienda?

Este jueves ha sido admitida a trámite en la comisión de Justicia, así que se votará dentro de la ley sobre el Poder Judicial.

¿Qué han hecho PP y Ciudadanos?

Han anunciado que van a recurrir esta decisión de la comisión de Justicia ante la Mesa del Congreso, porque consideran que se ha vulnerado el derecho de los diputados, que no se han pronunciado sobre la cuestión concreta del veto del Senado.

¿Entonces, la enmienda se parará?

No parece. El Gobierno trata de hacer ver que, si bien hay precedentes en que un partido recurra ante la Mesa del Congreso una decisión tomada por la Mesa de una comisión parlamentaria, el PP ya pudo comprobar en 2014 cómo la Mesa le dio la razón en la queja que planteó La Izquierda Plural precisamente por hacer lo que esta semana hizo el PSOE y ahora recurren PP y Ciudadanos.

¿Esto impide que se aprueben los Presupuestos de 2019?

De momento, no. En realidad, al margen de la presentación de los recursos del PP y Ciudadanos, el Gobierno ha conseguido con la enmienda aligerar los trabajos para aprobar las Cuentas. En cuanto esté eliminado el veto del Senado, el Consejo de Ministros aprobará un nuevo techo de gasto, que llevará al Congreso.

Pero el Congreso ya rechazó el techo de gasto en julio, ¿no?

Sí, pero entonces los partidos, además de reprochar al Gobierno que lo hubiera presentado sin negociar, no quisieron entrar en un intercambio público de propuestas en el que inevitablemente quedarían retratados porque, de todos modos, el PP iba a rechazarlos en el Senado.
Con el procedimiento de la enmienda el Gobierno eliminará el veto y espera un acuerdo con los partidos.

¿Cuándo?

Sánchez ha dicho que quiere presentar el proyecto de ley de Presupuestos de 2019 a finales de noviembre, para aprobarlos en febrero.