Abusos sexuales en una iglesia de Brooklyn
Iglesia de Santa Lucía-San Patricio, en Brooklyn (Nueva York, EE UU), y edificio de apartamentos colindante, donde cuatro hombres sufrieron abusos sexuales cuando eran niños, entre 2003 y 2009. GOOGLE STREET VIEW

La diócesis de Brooklyn de la Iglesia Católica ha acordado pagar 27,5 millones de dólares (unos 23.5 millones de euros) a cuatro hombres que fueron víctimas de abuso sexual repetido entre 2003 y 2009 por parte de un profesor de catecismo, según informaron este miércoles medios estadounidenses.

De acuerdo al diario The New York Times, se trata de uno de los acuerdos más cuantiosos para víctimas individuales por casos de abuso dentro de la institución, y ha sido alcanzado en medio de una reciente cascada de investigaciones, incluida una realizada por el estado de Nueva York.

El abuso perpetrado por Angelo Serrano, de 67 años, ocurrió cuando los jóvenes tenían edades comprendidas entre 8 y 12 años dentro de la iglesia, en el apartamento del maestro y durante un programa para después de la escuela, indican los abogados de las víctimas.

Serrano, que trabajaba como voluntario enseñando catecismo y en los campamentos de verano de la iglesia Santa Lucía-San Patricio en Brooklyn, fue arrestado en 2009 y, tras declararse culpable en 2011, fue sentenciado a quince años de prisión.

El hombre vivía en un apartamento detrás de la iglesia y se presentaba ante los feligreses como director de educación religiosa pero, según la diócesis, trabajó como voluntario de esta iglesia entre 1997 y 2009, cuando fue arrestado.

Evidencias ignoradas

Dos sacerdotes de la iglesia, los reverendos Stephen P. Lynch y Frank Shannon, que también están acusados en las denuncias de las víctimas, por entonces sabían que Serrano tenía a menudo a niños durmiendo en su apartamento e ignoraron esas alertas, señaló el juez que intervino en el acuerdo entre las partes.

"El registro en este caso está repleto de evidencia de la conducta inapropiada de Serrano, con implicaciones sexuales que continuaron años, incluso después de que se le dijera que cesara", escribió la jueza Loren Baily-Schiffman.

Cada una de las víctimas recibirá una compensación de aproximadamente 6,9 millones de dólares, indicaron los letrados de las víctimas.

The New York Times recoge un comunicado emitido el martes por la Diócesis de Brooklyn, en el que reiteran que Serrano era un "trabajador voluntario en una iglesia local, no era un clérigo o empleado de la diócesis o la iglesia".

La diócesis indica que parte de la indemnización de tres de las víctimas será aportada por "otro acusado", y una portavoz desgranó que el Dorothy Bennett Mercy Center, el programa para después de la escuela situado junto a la iglesia, ha acordado pagar un tercio de la cuantía total.