Según han explicado en una nota informativa este miércoles, Bonavista Developments tiene previsto invertir 22 millones de euros en esta rehabilitación.

Los orígenes constructivos del actual edificio de Can Pueyo pueden ser datados del siglo XV, si bien se hicieron diversas reformas en los siglos posteriores.

Por ello, para la actual propietaria del edificio es "una prioridad" encontrar un comprador que pueda garantizar la conservación de Can Pueyo. Asimismo, el comprador debe comprometerse a llevar a cabo una rehabilitación en la que participen "los mejores expertos" y a no alterar el entorno donde se ubica.

En este sentido, el comprador deberá mantener su estructura volumétrica y al tratarse de un edificio protegido, el proyecto de rehabilitación de la casa tiene que ser conservacionista y proteccionista del patrimonio arquitectónico.

La promotora está especializada en la rehabilitación de edificios históricos del centro de Barcelona y trabaja en estrecha colaboración con expertos en patrimonio y equipos de artesanos, como en el caso de la rehabilitación del edificio modernista Casa Burés, del arquitecto Francesc Berenguer.

"Nos apasionan los retos y de la misma forma que hemos conseguido que un edificio modernista que había sufrido saqueos y un fuerte deterioro recupere su esplendor original, nos gustaría poder rehabilitar un inmueble que ha sido testigo de los hechos más relevantes de Palma de los últimos siglos", ha asegurado uno de los socios de Bonavista Álex Miquel.

Al vender la propiedad pero seguir siendo la titular de una de las viviendas principales en el edificio, la propietaria del inmueble, Almudena de Padura, garantiza la permanencia de bienes muebles de valor histórico en el edificio.