Comisión Europea
Banderas de la Unión Europea (UE) ondeando en la sede de la Comisión Europea en Bruselas. OLIVIER HOSLET / EFE

La Comisión Europea reconoció este miércoles que el gigante de comida rápida McDonald's no recibió de Luxemburgo un trato fiscal selectivo que supusiera una ayuda de Estado ilegal, de acuerdo a los resultados de una investigación en profundidad abierta en 2015.

"La Comisión ha hallado que la no imposición de ciertas ganancias de McDonald's en Luxemburgo no llevó a una ayuda estatal ilegal, ya que está en línea con las leyes fiscales nacionales y el tratado de doble imposición entre Luxemburgo y Estados Unidos", indicó la CE en un comunicado.

Bruselas investigó si bajo las normas comunitarias de ayudas de Estado la doble no imposición de ciertos beneficios de McDonald's se debía a que Luxemburgo no estaba aplicando adecuadamente su legislación nacional y el mencionado acuerdo con Estados Unidos, en favor de la multinacional.

"No es ayuda ilegal de Estado", recalcó en una rueda de prensa la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, quien agregó que esa doble no imposición se debe a un "desajuste" entre las normativas fiscales de ambos países.

Ramas en EE UU y en Suiza

Vestager puntualizó que "el hecho sigue siendo que McDonald's no pagó ningún impuesto sobre esos beneficios, y eso no es lo que debería ser desde un punto de vista de imparcialidad tributaria". "Por eso celebro que el Gobierno de Luxemburgo esté dando pasos legislativos para hacer frente al problema que surgió en este caso y evitar esas situaciones en el futuro", indicó.

La Comisión explicó que la estructura de franquicias de la firma en Europa (McDonald's Europe Franchising) es una filial de la corporación McDonald's, con base en EEUU. La estructura europea tiene residencia fiscal en Luxemburgo y cuenta con dos ramas, una en Estados Unidos y otra en Suiza. En 2009 adquirió diversos derechos de franquicia de la corporación en EEUU que fueron distribuidos a nivel interno a la rama estadounidense.

Como resultado, la estructura de las franquicias europeas recibe regalías de franquiciados que operan establecimientos de comida rápida en Europa, Ucrania y Rusia, por el derecho a usar la marca McDonald's. McDonald's Europe Franchising también creó una rama suiza responsable de las licencias de los derechos de franquicia cuyas regalías iban desde Luxemburgo a la rama estadounidense de la compañía, detalló la CE.

En ese contexto, las autoridades luxemburguesas concedieron a McDonald's Europe Franchising un primer pacto fiscal ventajoso ("tax ruling") que confirmó que la empresa no tenía que pagar impuestos corporativos en ese país, ya que los beneficios estarían sujetos a imposición en Estados Unidos, en aplicación del citado acuerdo entre ambos países.

Doble imposición

McDonald's Europe Franchising tenía que remitir pruebas todos los años a Luxemburgo de que las regalías transferidas a EEUU a través de Suiza se declaraban y estaban sujetas a la fiscalidad de esos dos países.

La compañía argumentó que, aunque la rama estadounidense no era un "establecimiento permanente" de acuerdo a la ley fiscal de EEUU, sí que lo era de acuerdo a la ley luxemburguesa, por lo que las regalías debían estar exentas de imposición bajo la ley de derecho de sociedades de Luxemburgo.

Las autoridades luxemburguesas aceptaron esa interpretación y, en septiembre de 2009, aprobaron un segundo pacto fiscal ventajoso según el cual ya no se requería a McDonald's Europe Franchising probar que sus ingresos por regalías estaban sometidos al sistema fiscal estadounidense.

En conclusión, la CE determinó que Luxemburgo no aplicó erróneamente el acuerdo de doble imposición con EEUU y que la ventaja fiscal dada a McDonald's no podría considerarse una ayuda estatal.