Albert Rivera y Melisa Rodríguez
Albert Rivera y Melisa Rodríguez, en el Congreso. EFE

Ciudadanos busca abrir de nuevo el debate de la custodia compartida, y lo hará presentando una proposición de ley nacional sobre la materia, que unifique los planteamientos en las diferentes comunidades autónomas y la medida se convierta en preferente para los jueces.

Así lo ha anunciado este miércoles la diputada de la formación naranja Melisa Rogríguez en el Pleno del Congreso de los Diputados, tras preguntarle a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, qué opinión le merece al Gobierno la custodia compartida y acerca de la necesidad de impulsar una legislación nacional a ese respecto.

Delgado, por su parte, ha dejado clara la posición del PSOE, contraria a dicha ley. Cree que  "no se deben mantener posiciones absolutas" y ha matizado que es necesario atender cada caso concreto para que prime "el interés superior del menor", por lo que considera que el régimen legal actual, contemplado en el artículo 92 del Código Civil, "prevé las distintas situaciones que pueden producirse". 

A su juicio, "lo ideal" es que los progenitores acuerden una custodia compartida, "siempre y cuando sea lo mejor para las criaturas". Por ello, el Gobierno es partidario de que se siga estudiando "caso por caso".

La diputada de Ciudadanos ha afirmado que "la igualdad de derechos también se manifiesta en el derecho de los niños a disfrutar de sus progenitores" y que el Tribunal Supremo se ha pronunciado diciendo que la custodia compartida es la fórmula "normal y deseable".

El PSOE defiende "el interés del menor"

"El Tribunal Supremo no habla de que la custodia compartida tenga un carácter preferente, sino de situaciones deseables, y todos nosotros pensamos así. Ahora bien, puede que no sea así y lo que hay que tener en cuenta siempre por encima de cualquier otra consideración es el interés superior del menor y en eso pensamos que es el régimen general el que mejor lo respeta", ha dicho Delgado.

Rodríguez ha denunciado que la ausencia de una legislación nacional ha hecho que haya un "desamparo de los derechos de los niños" en función de la comunidad autónoma en la que vivan: las custodias compartidas en Cataluña alcanzan el 40% mientras en Extremadura son el 8 %.

La diputada de Ciudadanos ha pedido al Gobierno que se sume a su ley sobre custodia compartida, que su grupo presentará en los próximos días: "No sigan ignorando a la mayoría de los niños de este país porque un problema que no saben resolver los adultos no lo tienen que pagar los niños".

Podemos, por su parte, profundiza un poco más en su posición, también contraria a lo que plantea Ciudadanos. Tal como explican en la formación, la custodia compartida tiene que seguir teniendo "carácter excepcional" y creen que imponerla es "irresponsable" en un país en el que muchas separaciones se dan por casos de violencia machista.

Asimismo, apuntan como "incorrecto" el hablar de "igualdad" para los progenitores cuando no siempre antes del divorcio o separación se dan esas condiciones igualitarias entre las partes, porque normalmente es la mujer la que se encarga de los cuidados del menor.

El PP ya lo intentó

El pasado mes de enero, el Gobierno del PP  ya intentó incluir la ley sobre custodia compartida en el Pacto de Estado en materia de protección a la infancia. Dolors Montserrat, entonces ministra, explicó que el objetivo era convertirla en opción prioritaria en los procesos de separación y divorcio.

La medida finalmente no pudo salir adelante, y ahora Ciudadanos resucita la idea. En cambio, la Asociación Española de Abogados de Familia ha mantenido en todo momento que no puede haber un mismo patrón a la hora de aplicar la custodia compartida, sino que "hay que analizar muy bien el modelo de familia, el histórico y también quién tiene capacidad" a partir del divorcio pero, sobre todo, "que sea siempre lo mejor para los hijos".

En los últimos años, los casos que se resolvían con custodia compartida ha ascendido hasta el 28% -según datos de 2017- y desde la la Asociación de Mujeres Juristas Themis, el alza de la custodia compartida se debe a una relajación de las condiciones que el Tribunal Supremo impone a la fórmula. "Las circunstancias son cada vez más laxas, basta con que ambos progenitores estén capacitados y tengan habilidades", explicó en su momento Amalia Fernández Doyagüe, presidenta de la asociación.