Piden dos años de cárcel para una mujer que recibió 2,4 millones de euros y un piso del anciano al que cuida

  • La Fiscalía considera que el hombre, sin familia, ha sido manipulado y habla de un delito de estafa.
  • Las defensas dicen que el legado fue voluntario y que si no fuera por sus clientes, Eleuterio estaría desatendido.
  • La Audiencia de Zaragoza es la encargada de juzgar este caso.
Eleuterio, junto a Anca, la mujer que le cuida y para la que la Fiscalía pide dos años por estafa.
Eleuterio, junto a Anca, la mujer que le cuida y para la que la Fiscalía pide dos años por estafa.
JOSÉ MIGUEL MARCO / EL HERALDO

Anca M. V. cuida de Eleuterio desde hace 16 años y en agradecimiento por el trato recibido, este anciano decidió legarle sus bienes. Este acto ha acabado ante la Audiencia de Zaragoza, que debe decidir si el hombre está en sus plenas facultades o si la mujer se aprovechó de él como sostiene la Fiscalía, que pide dos años de cárcel para ella.

Eleuterio, que no tiene familia, le entregó a su cuidadora un piso en la capital aragonesa, 2,4 millones de euros, fondos de inversión, planes de pensiones y depósitos de valores, según publica El Heraldo. Y dice haberlo hecho de forma voluntaria. Los forenses que le examinaron determinan sin embargo que sufre un trastorno cognitivo leve que le hace "absolutamente vulnerable a la manipulación".

Esas conclusiones llevan al Ministerio Público a plantear que Anca y su pareja, Víctor V., se han aprovechado del anciano hasta conseguir que cambiara el testamento, por lo que solicita dos años de prisión para cada uno de ellos por un delito de estafa.

Las defensas argumentan, en sentido contrario, que sus clientes no se han aprovechado del hombre, "sino todo lo contrario", y defienden que si no fuera por ellos, Eleuterio estaría "totalmente desatendido". Los abogados se basan en lo dicho por un psiquiatra y la médico de cabecera del anciano, que sostienen que sabía perfectamente lo que hacía.

En la vista, celebrada este martes, intervino también el director de la oficina bancaria en la que Eleuterio tenía su dinero. Él fue quien puso la denuncia cuando el hombre acudió a sacar 82.000 euros para dárselos a Anca. "Cuando le pregunté a solas si realmente quería transferir semejante cantidad me hizo entender que temía lo que pudiera pasarle si no lo hacía", declaró en un juicio que quedó visto para sentencia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento