Vigas del forjado superior del Ritz
Imagen que muestra el estado actual de la azotea del hotel Ritz, un edificio que está siendo rehabilitado. JORGE PARIS

El sindicato Comisiones Obreras pedirá una investigación sobre las causas que han ocasionado el accidente en las obras de remodelación del Hotel Ritz en Madrid, en el que al menos ha muerto una persona. "No es normal que se derrumbe un andamio", señala la organización en un comunicado de prensa.

El sindicato hace referencia así a las posibles causas del accidente, que ya se están investigando. De acuerdo con las informaciones, el suceso se ha producido al derrumbarse cinco forjados de la obra.

CC OO habla de "martes negro", pues además del suceso en el Ritz, un trabajador de carreteras en Canarias también ha muerto durante la jornada.

Miembros del sindicato han acudido a la obra para poder realizar in situ una inspección ocular.

"No es normal que se derrumbe un andamio, por lo que solicitaremos de la Inspección de trabajo una investigación exhaustiva para determinar las causas reales del accidente y en su caso exigir las responsabilidades pertinentes", señala José Luis Colomer, secretario de salud laboral de CC OO, según la nota de prensa.

El sindicato recuerda que ya en abril pasado alertó de la alta siniestralidad en el sector de la construcción y por ello ese mes inició una campaña de visitas a centros de trabajo donde se realizaron más de 70 denuncias tan solo en los primeros días, según el texto.

Investigación de la constructora

Por su parte, la constructora SanJosé, encargada de los trabajos de rehabilitación, ha abierto una investigación para esclarecer las causas que han originado el derrumbe y ha desplazado a técnicos hasta el lugar de los hechos.

El pasado mes de junio, SanJosé anunció que el grupo Mandarin Oriental Olayan Group había seleccionado a la constructora para llevar a cabo la reforma, diseñada por el arquitecto Rafael de La-Hoz junto con la colaboración de los diseñadores de interior franceses Gilles & Boissier.

Una vez finalizados los trabajos, el hotel -que se inauguró en 1910- reducirá el número total de habitaciones de las 166 actuales a las 153, aumentará el número de suites a 47 y contará con espacios y salas de reuniones reformadas.

Asimismo, está previsto que en el hall central se reinstalará la cubierta de cristal existente en el momento de la inauguración del hotel y que el restaurante principal recupere su espacio original y tendrá acceso directo a la terraza, al tiempo que se instalará un nuevo bar, un gimnasio y una piscina cubierta.