Hans-Georg Maassen junto al ministro de Interior alemán
Hans-Georg Maassen (i), y al ministro del Interior alemán, Horst Seehofer. efe/HAYOUNG JEON

La coalición entre conservadores y socialdemócratas, que en la actualidad gobierna Alemania, ha acordado este martes relevar a Hans-Georg Maasen, jefe del espionaje interior, por las polémicas declaraciones en las que ponía en duda un vídeo de persecuciones de neonazis a extranjeros.

Maassen pasará a ocupar una secretaría de Estado en el Ministerio de Interior, según la decisión de compromiso alcanzada en una reunión en Berlin entre la canciller Angela Merkel, el presidente de Unión Socialcristiana y ministro de Interior, Horst Seehofer, y la presidenta del Partido Socialdemócrata, Andrea Nahles.

La decisión trata de poner punto final a la crisis suscitada en el seno del Gobierno alemán por las declaraciones de Maassen en torno a los hechos de Chemnitz del 26 de agosto, en los que la muerte de un hombre acuchillado presuntamente a manos de dos refugiados desembocó en varios incidentes xenófobos, algunos de carácter violento.

Vínculos con neonazis

La semana pasada, los socialdemócratas pidieron su cese por haber puesto en duda, en declaraciones en el senacionalista diario 'Bild', la veracidad de algunas de esas imágenes y atribuirlas a campañas de desinformación.

Con ello se reavivaron las críticas a Maassen, a quien ya en el pasado se le había atribuido cierta "cercanía" con la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), la actual primera fuerza de la oposición parlamentaria.

El pasado lunes lunes, en medios alemanes se difundió que Merkel ya había adoptado la decisión de cesar a Maassen, pero este martes, previo al inicio de la reunión, empezaron a circular rumores de un traslado a un cargo en Interior, lo que salvaría la cara a Seehofer, quien ha expresado su respaldo al controvertido jefe del espionaje.

Maassen acabó relativizando sus controvertidas declaraciones ante dos comisiones parlamentarias, pero las exigencias de dimisión desde las filas socialdemócrata persistieron.

A esta situación se sumaron nuevas informaciones de la televisión alemana ARD, según las cuales el jefe de los servicios secretos del Interior puso a disposición de AfD, cinco semanas antes de su publicación, partes del informe de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución de 2017.

Sigue la investigación

Las circunstancias en que murió el ciudadano alemán, de 35 años, de origen cubano y nacido en Chemnitz, siguen sin haberse esclarecido y este martes fue puesto en libertad uno de los dos sospechosos detenidos entonces, un iraquí, mientras prosigue la investigación.