Según ha informado URA, el Real Decreto 314/2016 exige que para septiembre de 2019 se realice una caracterización, desde el punto de vista de la exposición al radón, de cada una de las masas de agua subterránea que se utilizan para la captación de agua destinada a la producción de agua de consumo humano.

Para ello, URA analizará en septiembre 30 puntos, elegidos por ser manantiales y sondeos significativos del territorio. En estos puntos se cuantificará la actividad Alfa total, actividad Beta total, y la presencia de Radón, Tritio y Potasio-40.

Los datos recabados serán facilitados al Departamento de Salud del Gobierno Vasco -que vela por las garantías sanitarias de las aguas para el consumo humano- para su valoración y consideración.

No obstante, URA ha señalado que en el ámbito del País Vasco no se prevé en principio la presencia de radioactividad natural en las aguas subterráneas por encima de los umbrales máximos establecidos. Esta radioactividad natural es relativamente común en entornos geológicos graníticos, los cuales son muy poco significativos en Euskadi.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.