Donald Trump en China, imagen de archivo
El presidente chino Xi Jinping y el presidente de EE UU Donald Trump en la visita de este último a China el año pasado. EFE

El Ministerio de Comercio de China anunció este martes que impondrá aranceles a las exportaciones estadounidenses por valor de 60.000 millones de dólares, en represalia por las tarifas de 200.000 millones de dólares que EE UU dictó un día antes contra las exportaciones chinas.

China impondrá así aranceles de entre un 5% y un 10% (los expertos barajaban que podrían ser de hasta el 25 %, pero finalmente Pekín ha moderado las contramedidas) a unos 4.000 tipos de productos.

"A pesar de la decidida oposición de China y a la presentación de quejas formales, EE UU ha insistido en adoptar una postura errónea, violando las normas de la Organización Mundial del Comercio", señaló un comunicado de las autoridades chinas, que ya habían amenazado con esta medida si Washington dictaba nuevas tarifas.

De acuerdo con el comunicado del Ministerio de Comercio, las medidas arancelarias de Washington "amenazan los intereses económicos y la seguridad de China", por lo que Pekín se ha visto obligado a actuar "para defender los derechos legítimos y los intereses de la economía china".

Las nuevas tarifas entrarán en vigor el 24 de septiembre, en la misma fecha en la que lo harán las que el lunes anunció la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, contra las exportaciones chinas.

La imposición mutua de aranceles recrudece la guerra comercial entre las dos principales economías mundiales, iniciada a raíz de que Trump acusara a China de mantener un excesivo superávit comercial con EE UU y le presionara para reducirlo de forma acelerada.