El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha recibido fuertes criticas tras la difusión de varios vídeos en los que se le observa comiendo carne en un famoso restaurante de Turquía, mientras el país atraviesa una grave crisis económica y de escasez de alimentos.

"Esto es una sola vez en la vida ¿verdad?", dice Maduro en uno de los vídeos mientras el famoso cocinero Nusret Gökçe, conocido como 'Salt Bae', pica trozos de carne para el mandatario venezolano y su esposa, Cilia Flores.

Las imágenes, que fueron difundidas por el propio Salt Bae en su cuenta de Instagram junto al mensaje: "Me gustaría darle las gracias al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, por su visita", fueron borradas después de que se hicieran virales.

En otra de las imágenes, se ve a Maduro fumar un puro mientras recibe una camisa con la imagen del cocinero.

El "60% de los venezolanos no ha comido proteínas en los últimos 30 días y mientras tanto Nicolás Maduro se da un banquete de carne en el restaurant más caro del mundo. Mientras él se da la buena vida por el mundo, la crisis a la que nos trajo se profundiza", dijo en Twitter el diputado opositor Juan Andrés Mejía.

En la misma línea se han pronunciado también comediantes y artistas venezolanos como el cantante Ignacio Miguel Mendoza, conocido como 'Nacho'. "Esto es una burla al hambre en mi país. Qué vidón se da nuestro poco apreciado, Nicolás, ¿no? Qué triste lo que tiene que aguantar mi querida Venezuela", dijo Nacho en Instagram al compartir el material.

El presidente venezolano se ha referido a esta comida y ha dicho que fue invitado al "centro histórico de Estambul y a almorzar con algunas autoridades de la ciudad", cuando se disponía a regresar a Caracas tras su visita a China.

"Nusret nos atendió personalmente. estuvimos conversando y disfrutando con él. Es un hombre muy simpático, muy alegre, ama a Venezuela, me lo dijo varias veces", afirmó Maduro en declaraciones retransmitidas en radio y televisión horas después de que se divulgaran las imágenes.

Venezuela atraviesa una grave crisis económica traducida en hiperinflación, fallos en los servicios públicos, pérdida del poder adquisitivo y escasez de alimentos.

El Gobierno ha puesto en marcha una serie de medidas para hacer frente a la crisis, incluida la regulación de los precios de algunos productos como la carne. Desde entonces esta proteína no se encuentra en los supermercados.