Donald Trump en China, imagen de archivo
El presidente chino Xi Jinping y el presidente de EE UU Donald Trump en la visita de este último a China el año pasado. EFE

El Gobierno chino adoptará contramedidas para salvaguardar sus "intereses legítimos" y espera que Washington vea las consecuencias dañinas de sus acciones y rectifique a tiempo, dijo este martes el Ministerio de Comercio en respuesta a los nuevos aranceles impuestos por EEUU a las importaciones chinas.

En un comunicado, el Ministerio señaló que China lamenta "profundamente" la decisión de EEUU de aplicar una nueva tanda de aranceles a productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares y aseguró que esa medida traerá "nuevas incertidumbres" a las consultas bilaterales.

"China se verá obligada a adoptar contramedidas para salvaguardar sus intereses y derechos legítimos, así como el orden del libre comercio global", se indica en la nota, al añadir que espera que EEUU tenga en consideración las "consecuencias dañinas" de su acción y que rectifique a tiempo con "medidas convincentes".

Escalada en la guerra comercial

La Casa Blanca informó que EEUU impondrá a partir del 24 de septiembre aranceles del 10% por valor de 200.000 millones de dólares (171.000 millones de euros) a exportaciones chinas a su mercado.

Tras conocerse la decisión, la Cámara de Comercio de EEUU en China (AmCham China) criticó estas nuevas tarifas y señaló que perjudicarán a las mismas firmas norteamericanas que operan en el gigante asiático.

Por su parte, el vicepresidente de la Comisión Europea responsable de estabilidad financiera, Valdis Dombrovskis, quien se encuentra en China en una visita oficial, dijo que la nueva decisión de EEUU aumentará los riesgos a la baja para la economía.

"Este tipo de conflictos comerciales son un riesgo a la baja para la economía global. Vemos que la disputa se está desarrollando de manera preocupante y creemos que va a tener un impacto negativo", dijo Dombrovskis en una conferencia del Foro Económico Mundial el llamado 'Davos de Verano' celebrado en el puerto chino de Tianjin.