Huracán Florence
Varios vecinos ayudan a un conductor atrapado por las inundaciones provocadas por el huracán Florence en la ruta 17 cerca de Holly Rodge, en Carolina del Norte. EFE

La cifra de fallecidos por las inundaciones y fuertes lluvias provocadas por la depresión tropical Florence en Las Carolinas, en la costa sureste de EE UU, asciende a al menos quince personas, informaron este domingo las autoridades, mientras que el presidente del país, Donald Trump, expresó el "respaldo total" del gobierno federal.

Aunque la tormenta ha rebajado su categoría hasta depresión tropical, Florence continúa dejando copiosas lluvias tanto en Carolina del Norte como en Carolina del Sur.

El gobernador de Carolina del Norte, Roy Cooper, señaló en rueda de prensa que la parte oriental del estado registra "significativos daños", y cerca de 700.000 personas están sin electricidad.

Trump ha mantenido conversaciones con autoridades locales y encargados de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA) en las que expresó "respaldo total" del Gobierno federal en las labores de rescate.

Prevén inundaciones "catastróficas"

No obstante, las autoridades han advertido de que aún se esperan "catastróficas inundaciones". Tras su paso por Carolina del Norte, comenzará a desplazarse al estado vecino, Carolina del sur, de camino al interior del país.

Más de 800.000 personas estaban el pasado sábado sin luz en Carolina del Norte, según Cooper, y 20.000 ciudadanos habían acudido a algún refugio.

La tormenta aún podría producir inundaciones potencialmente "catastróficas" durante unos días, fruto de las crecidas de los ríos o de los corrimientos de tierra. "Es una bestia indeseada que no se irá sin más", ha advertido Cooper en una entrevista con la cadena NBC.

En New Bern, una localidad de 30.000 habitantes, las calles han quedado inundadas y los vecinos observan preocupados la evolución del temporal. El alcalde ha confirmado a CNN que unas 4.200 viviendas han sufrido daños, mientras que decenas de personas han quedado atrapadas.

"Movimos todos los muebles al piso de arriba por si llegaba el agua, pero parece que se ha parado junto a la entrada", ha explicado un vecino, Jay Manning, a la agencia Reuters. Este hombre teme que la situación pueda cambiar si persisten las precipitaciones y el fuerte viento.

En total, las autoridades estiman que hasta 10 millones de personas podrían verse afectadas en varios estados, principalmente en Carolina del Norte y Carolina del Sur.

La Casa Blanca ha confirmado el sábado que el presidente, Donald Trump, ha aprobado la entrega de ayudas federales a algunos de los condados más afectados por el temporal. Trump, que el viernes habló con autoridades locales, tiene previsto visitar la zona la próxima semana.