Conato de incendio en terreno forestal valenciano
Conato de incendio en terreno forestal valenciano GVA

De los 61 detectados a través de los operativos de prevención de incendios, solo el de Llutxent (Valencia) pasó de ser conato al superar la hectárea de terreno quemado. Este incendio alcanzó la categoría de gran incendio forestal, con una superficie forestal afectada de 2.953 hectáreas, detalla la Generalitat en un comunicado.

Durante agosto también se ha registrado un elevado número de descargas eléctricas por tormentas, de las que más de 22.000 impactaron dentro del territorio valenciano, según los datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). A esto se suma que el mes pasado ha sido el agosto más cálido desde 2012 y el séptimo más caluroso desde 1950.

Estas condiciones meteorológicas se traducen en un aumento significativo del riesgo de ignición por rayo, lo que, sumado al estado de la vegetación -en valores de extremadamente seco y muy seco, según los datos del Sistema de Seguimiento de la Humedad del Combustible Vivo- da como resultado este récord en incendios.

El riesgo constante a lo largo de todo el mes ha tenido en alerta al operativo de prevención de incendios. Bajo estas condiciones, la dirección general de Prevención de Incendios puso en marcha mecanismos específicos para aumentar la vigilancia y detección temprana de las igniciones causadas por rayo.

A este operativo de prevención -materializado por los agentes medioambientales y los medios adscritos al servicio de vigilancia preventiva- se suman los avisos de particulares con sus llamadas al 112 y las labores de localización de rayos que también realizan los medios de extinción. Todo coordinado por las Centrales de Prevención de Incendios Forestales (CPIF).

MECANISMOS DE PREVENCIÓN

Entre los mecanismos de prevención para descargas de rayos, los medios de vigilancia disponen diariamente de las descargas registradas por la red de la Aemet, y la pueden consultar a través de los dispositivos móviles. De esta forma, son conocedores de los rayos que han impactado en sus ámbitos de actuación y pueden focalizar los esfuerzos de vigilancia. Esta información es pública y se puede acceder a través de la web del Sistema Integrado de Gestión de Incendios Forestales.

En cuanto al seguimiento de tormentas, independientemente de disponer de la información de rayos caídos, los medios de vigilancia realizan un seguimiento de las tormentas que entran en su zona de actuación. Identifican si se trata de tormentas con rayos, secas o con agua, y si los rayos llegan a impactar en el suelo.

Los operativos especiales son seguimientos especiales a posteriori de los rayos caídos. Conllevan focalizar zonas de vigilancia, aumentar el número de recursos implicados y/o modificaciones de horarios para aumentar el número de horas.

Una vez se detecta un rayo que ha provocado una ignición, los especialistas deben localizar con la mayor precisión para transmitir la información a la central y dar el aviso para que el consorcio de bomberos correspondiente movilice los recursos de extinción necesarios.

Ya en una primera intervención, los agentes medioambientales y las unidades de prevención la realizan en algunos casos en el incendio, dentro de sus posibilidades y de los parámetros de seguridad, sobre todo con labores de contención. A estas tareas ha contribuido de forma muy positiva la implementación de unidades de prevención con motobomba. Cuando el fuego está localizado, se guía y facilita el acceso de los medios de extinción hasta la zona de propagación de las llamas.

Consulta aquí más noticias de Valencia.