En la iniciativa, recogida por Europa Press y a debatir en el seno de la comisión de Presidencia, Administración Local y Memoria Democrática, el partido morado también reclama que se coloque una placa en la plaza del Educador de Almería, junto al edificio Banesto, en recuerdo a las víctimas del bombardeo perpetrado por el barco Admiral Scheer de la armada nazi el 31 de mayo de 1937, debiendo constar en dicha placa los nombres de las 30 víctimas mortales del bombardeo.

Según recuerda Podemos, el 29 de mayo de 1938, el acorazado de bolsillo alemán Deutschland se encontraba fondeado en el antepuerto de Ibiza cuando abrió fuego antiaéreo contra dos bombarderos de la fuerza aérea republicana, que procedieron a bombardearlo confundiéndolo con el crucero Canarias de la flota sublevada. Dos de las bombas impactaron en el Deutschland causándole daños considerables y provocando 31 muertos y más de 70 heridos.

Tras conocer la noticia, Hitler "montó en cólera y ordenó un bombardeo naval de represalia". Tras valorarse realizar el ataque sobre las ciudades de Valencia o Barcelona, se decidió finalmente el bombardeo de Almería, "debido a su escasa defensa, por estar dentro de la zona asignada a la flota alemana por el comité de no intervención y por no disponer la flota republicana de buques en Almería que pudieran repeler el ataque".

Así, como prosigue el partido morado, una flotilla alemana compuesta por el acorazado de bolsillo Admiral Scheer y los destructores Albatros, Leopard, Lluchs y Seeadler se aproximó a Almería la madrugada del 31 de mayo, entrando en la bahía desde el Cabo de Gata. A las 6,30 horas, y desde unos 12.000 metros, la flotilla alemana abrió fuego, sin previo aviso, sobre la ciudad indefensa, el puerto y los barcos anclados en él. "Las baterías de costa respondieron al ataque con al menos 60 disparos, clamando un impacto en uno de los destructores, del que posteriormente se demostró su falsedad por la permanencia de la flotilla alemana fuera del alcance de las baterías almerienses y por la inexistencia de informes de daños en la flotilla".

El bombardeo, que duró media hora, fue indiscriminado, "como demuestra la dispersión de los impactos, tanto en el puerto como en la ciudad, así como el elevado número de edificios alcanzados"; y dejó a 30 personas muertas según las últimas investigaciones en el Registro Civil de Almería y los heridos superaron la cincuentena. El escaso número de víctimas en un bombardeo de estas proporciones se debió a que una gran parte de la población almeriense pernoctaba fuera de la ciudad, ante el temor a los bombardeos aéreos, y volvía por la mañana para incorporarse a sus trabajos, agrega Podemos.

Asimismo, incide en que los daños materiales resultaron cuantiosos dado que alrededor de 50 casas y edificios quedaron destruidos y más de 100 resultaron dañados. Las zonas más afectadas fueron las más cercanas a la costa, "aunque ningún barrio se libró de la caída de los obuses, llegando los mismos hasta las cercanías del cementerio".

Entre los edificios afectados por el bombardeo destacan la catedral de Almería, el Banco Español de Crédito, el mercado, la iglesia de San Sebastián, la Escuela de Artes, el local del periódico Adelante, la antigua estación de ferrocarril, el ayuntamiento y la sede de la Cruz Roja Internacional.

Y así, de entre esos lugares, Podemos cree que el más adecuado para recordar el bombardeo sería el conocido como edificio Banesto o Casa de los Rodríguez, en honor a sus antiguos propietarios, dado que está inscrito desde 2001 en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz.

Consulta aquí más noticias de Almería.