Pradales y Barkala, este viernes
Pradales y Barkala, este viernes DIPUTACIÓN

Los responsables del departamento de Desarrollo Económico y Territorial de la Diputación Foral de Bizkaia y el Puerto de Bilbao, Imanol Pradales y Ricardo Barkala, han anunciado este viernes que ambas instituciones han puesto "todas las medidas y recursos necesarios para acelerar los trabajos y gestionar el tráfico de Transportes Especiales de manera que las afecciones sean las mínimas posibles y se garantice en todo momento la accesibilidad y competitividad del Puerto".

El diputado foral y el presidente de la Autoridad Portuaria han dado a conocer que ambas instituciones, en contacto con los diversos agentes afectados durante los pasados meses, han definido una serie de medidas para reducir las afecciones al tráfico en general que circula por la N-644, y a los Transportes Especiales que tienen origen/destino en el Puerto de Bilbao en particular.

De este modo, se ha decidido acelerar los trabajos y poner en marcha un sistema de gestión de tráfico que facilite un tránsito normalizado para los Transportes Especiales (TTEE).

Este tipo de transportes tiene una relación directa con la "competitividad" del Puerto de Bilbao y, fundamentalmente, con aquellas actividades industriales de carácter estratégico para el Puerto, especialmente todas las ligadas al sector eólico off-shore.

Los túneles de Mamariga, en servicio desde 1990, constituyen un punto estratégico de la red foral de carreteras de Bizkaia que utilizan cada día más de 17.000 vehículos en su acceso al Puerto de Bilbao y a los municipios de Santurtzi y Zierbena. Se trata, por tanto, de "un proyecto esencial para la modernización y mejora de la seguridad vial de una vía prioritaria de acceso a uno de los motores de la economía vizcaína".

Ante la imposibilidad de limitar los trabajos al horario nocturno, se incrementarán los turnos de trabajo y los recursos humanos y materiales para minimizar la duración de las afecciones. Así, el plazo mínimo en el que se finalizarían los trabajos que implican el cierre de un tubo sería de 6 meses y el plazo final de ejecución de todos los trabajos será de 8 meses, en lugar de los 14 meses previstos inicialmente.

Además, durante los meses en que alguno de los dos tubos se encuentre cerrado al tráfico, se habilitará un sistema de señalización mediante semáforos para permitir la salida de transportes especiales desde el Puerto en dos ventanas diurnas (mañana y tarde) y en una ventana en horario nocturno tanto de entrada y salida de lunes a viernes.

Esta gestión de tráfico permitirá la compatibilidad de las obras con la mínima afección posible tanto a los transportes especiales como a usuarios ordinarios de la N-644.

READECUACIÓN

La actuación en los túneles de Mamariga forma parte del plan Bidesarea para la mejora, modernización y seguridad de la red foral. El proyecto define una serie de modificaciones en aspectos relativos al trazado, la impermeabilización y drenaje, así como en el resto de infraestructura básica (firmes, revestimiento estructural, estético, barreras de seguridad, drenaje) e infraestructura de seguridad (alumbrado, señalización, instalaciones, protección contra incendios, megafonía).

Entre otras actuaciones y mejoras, se procederá a instalar un nuevo sistema de iluminación con tecnología LED, nuevos ventiladores, sistemas de megafonía, control de alumbrado y ventilación. Además, se ampliarán los detectores de incendios, se procederá a una renovación completa del cableado y las cámaras interiores.

Este conjunto de actuaciones permitirán adecuar los túneles de Mamariga a las "más modernas y estrictas medidas de seguridad que establece la normativa vizcaína".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.