Turnitin
Portada de la página web de la herramienta antiplagio Turnitin. IPARADIGMS

El Ejecutivo ha pasado por dos controles antiplagio la tesis doctoral de Pedro Sánchez:Innovaciones de la diplomacia económica española: análisis del sector público (2000-2012), con la que obtuvo un sobresaliente cum laude en la Universidad Camilo José Cela.

Según Moncloa, el nivel de detección fue del 13% en la herramienta Turnitin y del 0,96% en PlagScan y responde a "las citas y referencias obligadas en la elaboración de cualquier documento de investigación" y según catedráticos y altos cargos de distintas universidades consultadas por Servimedia, resultados "por debajo de un 15% suelen considerarse correctos".

¿Qué son y cómo funcionan estas herramientas antiplagio? El concepto es sencillo: cuentan con amplias bases de datos y acceso a sitios web para, con los algoritmos de su propiedad y previo pago, rastrear las similitudes en los textos introducidos. Son capaces incluso de encontrar plagios en los que se han empleado sinónimos o cambios de estructura, y de hecho tienen un uso ajeno a la búsqueda de plagios, aunque minoritario, que es mejorar la escritura. 

Turnitin, más de 20 años buscando plagios

Turnitin es una herramienta online empleada principalmente por institutos y universidades (más de 15.000 instituciones la utilizan), propiedad de la empresa californiana iParadigms LLC. La primera versión se lanzó en 1997 y lo que hace es comprar los documentos cargados con su base de datos, en la que hay más de 500 millones de trabajos, y el contenido de otros sitios web en busca de posibles plagios.

Este software ha sido motivo de cierta controversia, porque en determinados institutos y universidades estadounidenses pasar por esta herramienta es un requisito imprescindible para poder presentar un trabajo lo que algunos critican que implica una "presunción de culpabilidad". 

No obstante, las principales críticas vienen porque al pasar un texto por el programa, queda alojado en una base de datos privada de una empresa con fines comerciales, y eso podría suponer una violación de los derechos de autor. De hecho, varios estudiantes en EE UU que se  negaron a que sus trabajos pasaran por estos filtros y fueran directamente evaluados por los profesores, ganaron los procesos judiciales en los que se vieron inmersos.

La empresa propietaria de Turnitin también ha sido criticada por poseer otro producto, llamado WriteCheck, en el que los alumnos pueden comprobar si su trabajo pasa los filtros de Turnitin antes de presentarlo y previo pago. 

PlagScan, de origen alemán

PlagScan es empleada por una 1.500 instituciones, académicas en su mayoría, y su origen es alemán, de hecho, es en Alemania, Austria y Suiza dónde más se emplea. Fue creada por Markus Goldbach y Johannes Knabbe y se lanzó en 2009 y permite también su uso por parte de personas individuales.

En este caso las preocupaciones por los derechos de autor son menores. PlagScan se ajusta a las regulaciones europeas en esta materia, concretamente cumple escrupulosamente las alemanas, y permite distintas opciones a cada usuario que sube un documento, incluyendo la decisión de que ese documento permanezca o sea borrado de su base de datos.