Patinete
Un hombre circulando por Barcelona en patinete eléctrico. ACN

Si hasta ahora se creía que los usuarios de patinetes eléctricos, cada vez más de moda tanto en Barcelona como en otras ciudades europeas, estaban circulando por la capital catalana sin exponerse a posibles multas de la Guàrdia Urbana en caso de incumplir las normas de circulación, este jueves el gobierno municipal de Ada Colau lo ha desmentido. La teniente de alcaldía de Ecologia, Urbanisme i Mobilitat, Janet Sanz, ha asegurado que los agentes ya empezaron hace meses a imponer sanciones a los conductores de estos y otros vehículos de movilidad personal (VMP), como por ejemplo los segways, y que este septiembre, cuando ya hace "más de un año de la aprobación" de la ordenanza que se creó para ellos, se ha intensificado la actividad sancionadora.

De este modo, Sanz ha contradicho al intendente de la Guàrdia Urbana, Carles Reyner, que este miércoles afirmó que todavía no se había comenzado con las multas y que estas, de un importe que oscila entre los 100 y los 500 euros, se preveían "en un plazo muy corto".

Por su parte, otras fuentes municipales han aclarado este jueves que hasta este mes únicamente se sancionaba a quienes circulaban de forma especialmente temeraria, pues se estaba dando tiempo para que los ciudadanos conocieran la nueva normativa, y han apuntado que ahora ha llegado el momento del fin de la permisividad. Por ello, la Guàrdia Urbana ha incluido los patinetes en su campaña de control del tráfico del inicio del curso.

Los agentes, por lo tanto, están estos días especialmente atentos a que los conductores de VMP cumplan la ordenanza, que establece, a grandes rasgos, que estos ingenios eléctricos no pueden ir por las aceras y los prohibe en la vía pública para los menores de 16 años. Al detalle, la regulación es más compleja, pues prevé normas diferentes en función de la clase de vehículo.

Los que tienen un peso igual o inferior a 25 kilos son los de tipo A y pueden circular por carriles bici, calles con plataforma única y parques. A la hora de estacionarlos, se prohibe atarlos a árboles y mobiliario urbano o impidiendo el paso de los peatones.

En cuanto a los vehículos con un peso de más de 25 kilos y hasta 50 kilos –es el caso de los segways–, se clasifican como de tipo B y las condiciones para ellos son las mismas que para los de tipo A con una excepción: también pueden moverse por las calzadas de las calles 30.

Están, por último, los vehículos de clase C, con un peso superior a los 50 kilos pero igual o inferior a los 300 y con más de dos ruedas. Los que son para uso personal deben seguir las mismas normas que las bicicletas –estas aún pueden circular por las aceras pero está previsto impedírselo a partir de enero– y los que se emplean para alquilarlos pueden ir por carriles bici, calles con plataforma única y calzadas de calles 30 o secundarias para la movilidad de la ciudad. En cuanto a los de tipo C que se usan para distribuir mercancías, deben circular por carriles para bicicletas, vías con plataforma única y calzadas de calles 30 y únicamente pueden usar las aceras si estas tienen más de 4,75 metros y si es para acceder a un local.

La regulación, por otro lado, prevé la obligatoriedad de casco para los de tipo A de alquiler y para todos los de clase B.

Los patinetes compartidos, una iniciativa fallida

A finales de agosto la empresa alemana Bike Mobility distribuyó por Barcelona un centenar de patinetes que se podían utilizar de forma compartida mediante una app.

Sin embargo, apenas duraron unos días en las calles, pues la Urbana los retiró porque incumplían la normativa.

El 22, día sin coches

Sanz ha hablado este jueves de patinetes eléctricos y vehículos similares porque están considerados respetuosos con el medio ambiente y la teniente de alcaldía ha presentado la Semana Europea de la Movilidad, que tiene como objetivo promover hábitos para desplazarse más sostenibles y que se celebrará en Barcelona del 16 al 22 de septiembre. Terminará, como cada año, con el Día sin Coches, que esta vez coincide con las fiestas de la Mercè, lo que ha condicionado los cortes de calles característicos de esta jornada. Estos se limitarán a la Via Laietana y Gran de Gràcia y en el caso de esta última arteria, la circulación solo quedará interrumpida a partir de las 17 horas.

La Semana de la Movilidad incluirá talleres, conferencias, una carrera de distintos modos de transporte el 19 de septiembre y actividades en espacios que habitualmente son plazas de aparcamiento el día 21.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.