Tratamiento aéreo contra la mosca del olivo en la comarca jiennense de Segura.
Tratamiento aéreo contra la mosca del olivo en la comarca jiennense de Segura. DO SIERRA DE SEGURA

Se llevarán a cabo en las zonas donde los niveles de plaga detectados puedan producir daño económico a la cosecha, según ha indicado en una nota la entidad, desde la que se ha explicado que se usan atrayentes y es necesario menos producto fitosanitario que el utilizado en un tratamiento individual.

Como novedad, en la totalidad de las áreas donde se va a desarrollar el tratamiento aéreo se va a emplear un producto autorizado para agricultura ecológica como es el Spintor-Cebo. En campañas anteriores, también había sido utilizado, pero sólo para el olivar situado dentro del Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, mientras que este año se generalizado para todo el territorio amparado por la DO.

Las zonas planificadas donde se realizará son Las Cañas (Arroyo del Ojanco), Orillas del Sol y Prados de Armijo (Beas de Segura), Arroyo Parra (Génave), Tamaral (Puente de Génave), Los Yegüerizos (Puerta de Segura), Arroyo Fraile (Segura de la Sierra), Ardal (Siles), Los Asientos (Torres de Albanchez) y Huerta Isidoro (Villarrodrigo).

Con respecto a los tratamientos terrestres, se tiene previsto la Muela (Chiclana de Segura) y zona alrededor de la aldea de Prados de Armijo (Beas de Segura), que por exclusión aérea queda fuera de dicho control. Además, con anterioridad, se han llevado a cabo en Peñolite- Cañada del Toril (Puente de Génave) y Hornos el Viejo (Hornos de Segura).

Desde la DO Sierra de Segura se ha insistido en que los tratamientos colectivos (control de amplios territorios) "son actualmente la única forma viable de controlar esta plaga, la más problemática desde el punto de vista de calidad" para el olivar.

Junto a ello, ha puesto en valor su sostenibilidad medioambiental, pues, a diferencia de los tratamientos individuales, solamente se realiza tratamiento en aquellas áreas donde el nivel de este insecto supera un umbral que puede producir daño económico a la cosecha. Además, las dosis utilizadas son más bajas por el uso de atrayentes junto con el insecticida.

La mosca del olivo genera galerías en la pulpa que provoca pérdida de peso del fruto, caída adelantada del mismo al suelo o entrada de microorganismos y levaduras que da lugar a defectos sensoriales en el aceite producido.

Consulta aquí más noticias de Jaén.