Fachada Norte de la Ciudad de la Justicia de Córdoba
Fachada Norte de la Ciudad de la Justicia de Córdoba Archivo

Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, el procesado, "de forma consciente e intencionada y tal y como había anunciado desde hacía tiempo a su familia", prendió fuego al domicilio familiar en julio de 2016, en el que residía con su mujer, sus dos hijos mayores de edad y dos nietas menores de edad, aunque en el momento de los hechos el acusado estaba solo en la casa.

De este modo, el hombre presuntamente utilizó un mechero para prender fuego dentro de un armario de un dormitorio y en un tresillo del salón, "haciendo que el fuego y el humo se propagara rápidamente por la vivienda y el resto del edificio, con el consiguiente peligro para la integridad física de los vecinos del inmueble, que tuvieron que ser desalojados por los Bomberos y la Policía".

Como consecuencia de los hechos y "la rápida intervención" de los Bomberos que sofocaron el incendio, ningún vecino precisó asistencia médica y solo resultó atendido el acusado con quemaduras de segundo grado en el brazo derecho y la espalda y por inhalación de humo. La vivienda quedó prácticamente calcinada y el resto del edificio, de tres plantas, sufrió daños causados por la acumulación de humo.

La casa era propiedad de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (AVRA), que había suscrito con el procesado un contrato de alquiler con opción a compra y que tenía un contrato de seguro con una compañía que ha abonado 21.495 euros por los daños del incendio y 8.096 euros de los gastos derivados del desalojo de los perjudicados. Uno de los hijos reclama unos 16.500 euros por los daños causados por el fuego en el menaje, mobiliario y electrodomésticos.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.