Guachinche
Guachinche Europa Press - Archivo

Entre otras cosas, la moción pretende proteger el término con el registro de su denominación comercial, labor que deben realizar los servicios jurídicos del Gobierno de Canarias al estar ya registrado por un particular.

Además, se propone la ampliación del plazo de apertura de cuatro a seis meses en caso de que haya excedentes de producción, que la identificación con la 'v' pase a ser con la 'g' y se permita la venta de vino elaborado en bodegas de terceros pero a partir de la uva de los titulares del 'guachinche'.

La Cámara también reclama que se incremente la inspección de los establecimientos para evitar el fraude, que se trasladen las competencias básicas a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas -ahora están en Turismo- y haya mayor coordinación entre administraciones, especialmente con los ayuntamientos.

Francisco Déniz, de Podemos, ha destacado los "efectos benignos" de los 'guachinches', porque ayudan a recuperar terrenos abandonados, promueven la soberanía alimentaria y suponen una renta económica complementaria para las familias.

Ha dicho que el decreto elaborado en 2013 fue "positivo" aunque se ha generalizado el "uso indebido" del término, que ha entrado en un "limbo jurídico" y supone un "fraude" y una "competencia desleal" por parte de los restauradores.

David Cabrera, del Grupo Nacionalista, ha alertado de la "confusión" que hay entre los consumidores para distinguir los 'guachinches' de bares, tascas y restaurantes, resaltando que desde la entrada en vigor de la regulación se han hecho 60 controles sobre los 163 establecimientos registrados, con un total de 14 sanciones.

Jesús Ramos, del Grupo Mixto (ASG), ha destacado que los guachinches son un ejemplo de "seña de identidad" de las islas y "calidad" de vino y gastronomía, un "reclamo turístico" impulsado a través de las nuevas tecnologías.

Asimismo, ha incidido en el aporte positivo que generan al paisaje y como renta complementaria a las familias.

Pedro Rodríguez, de NC, se ha mostrado a favor de la regulación porque "protege" al sector del fraude e incentiva la recuperación de tierras, la actividad económica y el empleo, y cree que es "interesante" que se pueda vender vino de la zona, no únicamente de los propietarios.

Ha lamentado que el control hasta ahora ha sido "insuficiente" de ahí que espera que el Gobierno ponga todos los recursos para mejorar las inspecciones.

EL PP ABOGA POR "REDEFINIR" EL MODELO

Agustín Hernández, del Grupo Popular, ha comentado que el decreto de 2013 no sirvió para regular la actividad, ya que "han fallado" los cabildos en su función de inspección, al tiempo que ve "difícil" que se pueda vigilar la procedencia real de la uva y los vinos.

En ese sentido, se ha mostrado a favor de "redefinir" el modelo de los 'guachinches' y "empezar de cero" da la gran variedad de este tipo de establecimientos.

Dolores Padrón, del Grupo Socialista, ha dicho que un 'guachinche' es "parte de la cultura" del norte de Tenerife y no se deben perder, tienen valor turístico pero también para la propia sociedad local.

Padrón también se ha mostrado a favor de que se pueda utilizar el vino de la zona porque ayuda a mantener las tierras productivas