Fernández Armenteros e Igual visitan las obras del nuevo colegio Padre Apolinar
Fernández Armenteros e Igual visitan las obras del nuevo colegio Padre Apolinar EUROPA PRESS

Las obras de construcción del nuevo colegio de educación especial Padre Apolinar de la Fundación Obra San Martín no concluirán hasta principios de enero y es que, aunque inicialmente se esperaba que ya hubiesen acabado e incluso que el centro funcionase este curso, ha habido retrasos debido a modificaciones y replanteamientos, así como por la climatología adversa del pasado invierno que "dificultó muchas fases constructivas de las fachadas".

Desde la Fundación, que destina 4,2 millones de euros a este nuevo centro, esperan que las obras estén totalmente concluidas "en los últimos días de diciembre o primeros de enero" para después poder instalar las dotaciones, el mobiliario y todas las tecnologías que se van a implementar y que el nuevo colegio comience a funcionar para el curso 2019-2020.

El director de la Obra San Martín, Juan Fernández Armenteros, así lo ha indicado este miércoles tras la visita que ha realizado junto a la alcaldesa de Santander, Gema Igual, para comprobar el estado de los trabajos en el futuro edificio, que tendrá 3.500 metros cuadrados y está ubicado en una parcela de 8.000 metros cuadrados cedida por el Ayuntamiento en la calle Autonomía 4, justo detrás de las instalaciones de la Fundación.

La construcción de este colegio de educación especial, que comenzó en abril de 2017, permitirá a la Fundación incrementar el número de alumnos que atiende en el actual colegio, pasando de los 73 a los 100. Con edades comprendidas entre los 6 y los 25 años, estos niños y jóvenes recibirán una mejora atención en el nuevo edificio, ya que contará con 17 amplias aulas (ratio de 6-8 alumnos en cada una de ellas), salas de talleres y fisioterapia, piscina terapéutica, gimnasio, zonas comunes y aseos.

El edificio además será "totalmente accesible" al estar construido en una única planta lo que permitirá a los alumnos "moverse con total libertad" y, en la mayoría de los casos, sin requerir la compañía de un adulto, ha destacado Fernández Armenteros, que ha asegurado que en el diseño de este centro de educación especial "se ha prestado mucha atención a los pequeños detalles porque son los que al final van a cambiar la vida de los niños y jóvenes que acudirán día a día a este colegio".

El director de la Obra San Martín ha ensalzado que el nuevo colegio Padre Apolinar será un centro "pionero" gracias a su estructura y dotaciones pero también porque, con más de 200 velux instalados en el tejado, contará prácticamente todo el tiempo con iluminación natural.

Sobre el traslado de alumnos y personal al nuevo colegio Padre Apolinar, Fernández Armenteros ha indicado que no sólo supondrá un aumento en el número de niños y jóvenes a los que se atiende en las tres etapas formativas que desarrolla la Obra San Martín sino que además conllevará un incremento en la contratación de profesionales, tanto profesores como personal de apoyo.

El colegio de la Fundación Obra San Martín, actualmente ubicado en las instalaciones de la entidad entre las calles Valdenoja y Autonomía, imparte tres etapas formativas: una etapa educativa básica, otra de transición a la vida adulta y finalmente otra de cualificación profesional.

Cuestionado sobre el futuro del edificio de la Obra San Martín en el que actualmente se ubica el colegio, Fernández Armenteros ha detallado que la idea de la entidad es dedicar esos espacios a la atención de adultos con discapacidad para la prestación de servicios de atención de día.

Por su parte, la alcaldesa de Santander ha destacado que el Ayuntamiento cedió la parcela en la que se ubicará el colegio, valorada en unos 900.000 euros, para "poner en valor" la labor que realiza la Obra San Martín desde hace más de 70 años y facilitar que pueda contar con una infraestructura en la que atenderá a niños y jóvenes con discapacidad.

Igual ha ensalzado la importancia de la colaboración de las instituciones con la Obra San Martín y que, en el caso del Ayuntamiento, no sólo se materializa en este proyecto sino también en otros programas y actividades. Así, ha recordado que el Consistorio tiene cedido a la entidad un local para un centro de día de 11 plazas y también dos viviendas, donde residen personas con discapacidad con supervisión de personal de la Fundación.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.