Tormentas, lluvia, rayos, temporal, tormenta
Tormentas, lluvia, rayos, temporal, tormenta EUROPA PRESS

Así, la meteoróloga Mar Gómez, ha explicado a Europa Press que el final del verano y el inicio del otoño es una época "propicia" para las lluvias torrenciales por las condiciones meteorológicas, que favorecen la proliferación de este fenómeno.

"Las tormentas son más habituales tanto al final del verano, como en primavera, ambas épocas de transición de masas de aire de diferentes características. Así, a finales del verano, tanto la superficie terrestre como el Mar Mediterráneo están muy calientes y en cuanto se produce una entrada de aire más frío en capas medias y altas se dan las condiciones necesarias para la generación de tormentas", ha precisado Gómez.

Así, concluye que el calor del final del verano es el "ingrediente indispensable" para la formación de estos fenómenos, pero no es el único, ya que el contraste de masas frías y secas con las más cálidas y húmedas propician que las tormentas tengan más probabilidad de ser más intensas.

Además, ha subrayado que esa diferencia térmica entre masas de aire de diferentes capas de la atmósfera es la que genera inestabilidad y las tormentas y que factores como temperatura de la superficie terrestre, el agua del mar o la entrada de aire más frío de otras partes de Europa o Atlántico también tienen una "clara influencia" en la formación de estas tormentas.

"Un evento habitual en las latitudes en las que se encuentran países como España", comenta, donde las nubes han descargado en los últimos días importantes volúmenes de agua en un corto periodo de tiempo y han provocado inundaciones en Toledo, Comunidad Valenciana o en el litoral de Levante.

Consulta aquí más noticias de Murcia.