El 'brexit' ya tiene fecha
Bandera nacional británica ante el Big Ben en Londres, Reino Unido, en una imagen de archivo. Will Oliver / EFE

La incorporación del inglés en el ocio familiar es aconsejable para incentivar el interés por el idioma en edades tempranas, cuando los niños tienen más facilidades para aprenderlo, y los expertos en la materia recuerdan que el comienzo del nuevo curso escolar puede ser un buen momento para buscar esas actividades que contribuyan a completar los conocimientos adquiridos en los colegios.

Desde el British Council destacan los beneficios de aprender idiomas a edades tempranas, ya que "los niños asimilan los sonidos y pronunciación de una lengua casi sin darse cuenta, mientras juegan y se relacionan con otras personas".

Según sus expertos, la motivación y curiosidad propias de esta edad, son una baza que debe aprovecharse dentro y fuera de clase, "proponiéndoles actividades y temáticas adaptadas a sus necesidades de desarrollo e intereses".

Por eso, invitan a aplicar a los momentos de ocio familiar los principios que rigen Primary Plus, su nueva metodología para niños de Primaria, ya que "la colaboración de los padres es fundamental para que los niños sigan conectados con el inglés en casa, dejen de verlo como una obligación y lo perciban como una oportunidad de aprender, divertirse y desarrollarse como personas".

IDEAS PARA PRACTICAR EL INGLÉS EN FAMILIA

  1. Tener en cuenta los gustos de los más pequeños. "Si elegimos temas como la música, el ocio, el espacio o los misterios, partiremos con una ventaja a la hora de proponer a nuestros hijos actividades y contenidos en inglés que amenicen las tardes o fines de semana en familia", señalan desde la organización británica.
  2. Consensuar con los pequeños cuál es el libro, película o tarea de la casa que van a realizar, para que los niños sean protagonistas en todo momento de su tiempo libre, y lo dediquen a aprender sobre temas que les estimulan.
  3. Buscar inspiración. Así, un buen comienzo sería charlar directamente con el profesor de inglés de los hijos, en busca de orientación sobre los recursos que más se adaptan a sus necesidades.
  4. Buscar contenido y consejos en páginas web especializadas en el aprendizaje de inglés para niños, como LearnEnglish Kids, explican.
  5. Para los que se atreven a dar un paso más, haciendo manualidades u organizando sesiones de cocina o de cine en casa, hay una gran variedad de actividades disponibles en blogs como el del British Council, añaden.
  6. Los momentos de ocio en inglés "no son solo una excelente alternativa para que los niños estén conectados con el idioma fuera de clase, sino una oportunidad para que desarrollen otras capacidades personales como su creatividad, pensamiento crítico, civismo o habilidades comunicativas", comentan desde el British Council. Por ejemplo recomiendan que, después de leer un cuento, les propongan que imaginen una historia alternativa para activar su creatividad.
  7. Por otro lado, "si se charla con ellos después de ver una serie de dibujos animados en la que un súper héroe recicla materiales para salvar su planeta, les estaremos inculcando valores cívicos", destacan.
  8. Incorporar a la rutina momentos de diversión en inglés, desde el British Council destacan la importancia de apoyar a los más pequeños y mostrar una actitud positiva hacia su aprendizaje, independientemente de los conocimientos en esta lengua. "Sencillos gestos como preguntarles qué han aprendido en clase ese día, ayudarles a superar las dificultades que surjan o reforzar sus pequeños logros, les ayudarán a seguir motivados y a querer continuar aprendiendo", entienden.

Consulta aquí más noticias de Madrid.